22 de agosto, menos de diez días para que cierre el mercado y, por sorprendente que parezca, el Real Madrid sigue sin cerrar el fichaje de esa pieza ofensiva que lleva siendo, o debería ser, prioridad máxima desde hace tiempo. Más aún desde la salida de un tal Cristiano Ronaldo, jugador que se ha marchado promediando más de un gol por partido en el cómputo de sus nueve temporadas como jugador blanco, algo sin precedentes. Por si fuera poco, desde la llegada de James, allá por 2014, el club ha seguido una política muy estricta de fichajes, fichando por debajo de los 50 millones en cualquier caso, y vendiendo en proporción (saldo positivo desde la mencionada compra del colombiano). Y claro, la pregunta es sencilla, ¿qué está pasando? ¿por qué no llega nadie? Pues bien, vamos a intentar explicar los diferentes sucesos que nos llevan hasta la situación actual.

La primera y más importante premisa que hay que tener en cuenta es que el mercado está como está, y no nos engañemos, por mucho que se diga, no es que Florentino no quiera entrar en él, pues lo ha hecho fichando a dos jugadores sub-18 sin apenas presencia en equipos de primer nivel por Brasil, por una cifra cercana a los tres dígitos. Es decir, la cuestión no es que no se quiera entrar, sino que, si se hace, se hace en un determinado contexto muy, muy exigente. ¿Cuál? Sencillo: jóvenes con una proyección muy alta a coste de jugadores de nivel medio ya contrastados (véase Vinicius o Rodrygo), o una de los dos grandes superestrellas llamadas a dominar el fútbol de élite los próximos ¿5-10 años? Es decir, el Real Madrid entraría -y de lleno- sólo por Neymar o Mbappé (ambos en el PSG ahora mismo, tema que trataremos después). Partiendo de esto, es más sencillo entender todo lo demás, así que vayamos por partes.

El caso Lewandowski. No es ningún secreto que el polaco lleva tiempo queriendo salir del Bayern de Múnich, tanto es así que, con cambio de agente incluido, se lo ha dicho a las altas esferas del club bávaro por activa y pasiva. ¿El problema? Que el Bayern no está por la labor de vender a su único ariete de garantías, o al menos no a un precio asequible tal y cómo están las cosas. Bien se sabe que Lewan siempre ha sido una pequeña debilidad del club, desde aquel fatídico 24 de abril de 2013. Y viendo que el jugador quería salir pues… ¿Por qué no? Parece ser que Floren mandó una primera oferta de 60M, la cual os imaginaréis, sonó a cachondeo por allí; y es por eso que llegó una segunda de 80M, cosa sería ya, teniendo en cuenta que Robert estrenó ayer la treintena de años. Pues más de lo mismo, el Bayern se planta en 100M, y dice que por menos no hay tema que discutir. Florentino, más de lo mismo. 80M ya son bastantes como para arriesgar más por un jugador que no cuadra con el perfil que se ha establecido para los fichajes en las oficinas de Concha Espina, y la piedra se la manda al tejado del polaco. Nosotros ponemos esa cifra, si eres capaz de rebajar las pretensiones del Bayern, bien, si no, di adiós a tu última oportunidad de vestir de blanco.

Eden Hazard y el contexto perfecto. Tras un Mundial sublime cargando con Bélgica a sus espaldas, Eden decide que es momento de dar el gran salto. El Chelsea no jugará Champions League esta temporada y sus preferencias son claras: vestir de blanco. Personalmente, uno de los pocos jugadores, si no el único, que se podría acercar a ese pedestal que ostentan, a día de hoy, brasileño y francés. Pero como en todo cuento de hadas, tiene que salir algún problema a relucir. El Chelsea no quiere desprenderse de su jugador franquicia a ninguna costa, pero sabe de las preferencias del mismo, por lo que se abre una pequeña ventana, ventana con nombre propio: 150M de euros. Precio que, por supuesto, y aunque aquí no todo el mundo estará de acuerdo, el Real Madrid no está dispuesto a pagar. ¿Por qué? Porque para el club Eden no está en ese nivel que comparten Neymar y Kylian por el que tirar la casa por la ventana, además, el jugador belga finaliza contrato en 2020, por lo que, de no renovar (si su deseo sigue siendo vestir de blanco), su precio bajaría considerablemente el verano que viene. Incluso en enero, quién sabe.

Rodrigo, el Valencia y el ‘Fair Play’ financiero como detonante del retraso. Y por último, pero no menos importante, el gran debate de los último días. El delantero menos querido por la afición, pero seguramente el más deseado por el míster. El Real Madrid no había puesto la mirilla en Valencia, pero el propio Julen, ante la ausencia de llegadas, puso sobre la mesa lo que, para él, era la mejor opción. Jugador que conoce de primera mano y que, hace apenas unos meses, llevaba convocado al Mundial de Rusia. Sin ser lo esperado, es lo que hay, y el Real Madrid tantea encontrándose con una primera negativa, pero la realidad es que, pese a contar con Rodrigo y Santi Mina, tras la venta de Zaza, el club ché firma dos delanteros más como son Kevin Gameiro y Michy Batshuayi. ¿Cuatro delanteros puros para el Valencia? Demasiados, quizás. ¿Y el ‘Fair Play’ qué narices pinta aquí? Pues seguramente poco o nada, podría ser una mera excusa de retraso, pero parece ser que la UEFA dictará si el PSG tiene sanción o no el día 24, a más tardar el 27, razón por la que existe un mínima, por no decir ínfima posibilidad de que Ney o Kylian pudieran salir. Aunque lo más lógico y normal es que simplemente se esté esperando a que el Valencia cierre el fichaje de Guedes, algo que le daría suficiente margen público como para que la salida de Rodrigo no supusiese tanto, y es ahí donde FP lanzaría una última ofensa por el delantero.

Así que nada, tras más de 1000 palabras de pura especulación juntando toda esa supuesta información que ha ido saliendo a la luz las últimas semanas, espero que disfrutéis y sufráis tanto como yo estos últimos días de agosto. Total, menos no podemos fichar, ¿o sí?

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G