El Valencia se impuso en el segundo partido de las semifinales ante el Real Madrid por 89-93, en un partido emocionante, y que no se decidió hasta el final. El equipo ché fue superior durante casi todo el partido, pero la garra de los jugadores blancos, en especial de Llull, hicieron que el Madrid tuviera opciones hasta la última jugada, pero el tiro de Felipe no quiso entrar, y el Valencia empata la eliminatoria a 1. Ahora la eliminatoria va a Valencia, donde el Madrid tendrá que ganar al menos uno de los dos partidos si no quiere quedarse fuera.

Claves del partido

A remolque: El Madrid fue casi todo el partido por detrás en el marcador y lo acabó notando, a falta de tres minutos el equipo taronja se puso con una ventaja de diez puntos, que a punto estuvieron de lograr la gesta.

– Acierto exterior: El Valencia vio la piscina como un aro durante casi todo el partido, acabó con un 13/26 pero en algún momento del partido el acierto era superior al 60%. Por su parte el Madrid, empezó muy acertado pero acabó muriendo en el triple.

– Llull solo: El base menorquín estuvo a punto de remontar el partido él solo, acabó con 28 puntos pero su esfuerzo quedó en nada.

Los dos equipos empezaban el partido de una manera espectacular, anotando prácticamente todo lo que lanzaban, cada canasta era respondida con otra del equipo contrario, especialmente acertados estaban los dos desde más allá del 6,75. El Madrid empezaba con un 5/6 y el Valencia con un 5/7.  Con el partido prácticamente igualado, 20-19, el equipo taronja metió un parcial de 2-12 para finalizar el primer cuarto con ventaja, 22-31. Los blancos no supieron atacar la zona que planteó el equipo de Carles Duran.

Los chés seguían pasando la apisonadora en el inicio del segundo cuarto y con un parcial de 0-10 seguían aumentando la renta, la defensa axfisiante del Valencia ahogaba a un Madrid incapaz. Poco a poco el Madrid iba despertando de ese letargo y bajando la diferencia hacia los diez puntos, pero el equipo valenciano no permitió que la cosa fuera a más y el cuarto acabó 41-53.

Tras el descanso, el equipo blanco seguía intentando remontar, pero el Valencia que seguía espectacular y con un buen acierto, los mantenía en torno a los diez puntos. Pero el partido se puso muy bronco y se calentó en exceso (técnica a Durán incluida) y perjudicó al Valencia que vio como en un momento el Madrid se ponía a tan solo un punto tras un triple de Rudy. Finalmente, el tercer cuarto acabaría con un triple de Llull sobre la bocina que dejaba el marcador 71-73.

La intensidad seguía presente en el inicio de los últimos diez minutos, los dos equipos daban todo por cada balón, con la igualdad como máximo exponente. Pero el Valencia encadenó un parcial de 14-0 que los ponía diez arriba cuando quedaban dos minutos y medio. Pero el Madrid todavía no había muerto del todo, y se puso a 2 cuando quedaban 50 segundos. El Madrid tuvo balón para empatar el partido cuando quedaban 15 segundos, pero Felipe falló el lanzamiento, y Vives sentenció el partido en los tiros libres.

 

Share

Sobre El Autor