Tras la dura derrota del fin de semana pasado frente al Rayo Majadahonda, el Castilla consigue una nueva victoria que le permite seguir soñando con el ascenso. Los de Solari vencieron por dos a cero a un Coruxo que poco pudo hacer en el Di Stéfano.

Volvía a rodar el balón en el Alfredo Di Stéfano tras el parón navideño, y los chicos de Solari comenzaron la primera parte con ganas de llevarse el encuentro desde el primer minuto. Con un juego de control, pero sin mucho peligro al comienzo, el Castilla dominaba a un Coruxo que dejaba tocar y esperaba bien cerrado atrás. Mediante alguna conducción de Oscar o a través de centros, sobre todo desde el costado izquierdo, comenzaba el Castilla a acercarse a la portería de Alberto. Con el paso de los minutos los de la capital empezaban a ser más verticales y comenzaba a olerse el gol en el Di Stéfano.

“Obra de arte de Óscar para abrir el marcador”

Cuando todo parecía encaminado a marcharse a vestuarios con el resultado a gafas, el colegiado señaló una falta sobre Tejero al borde del área. En el estadio, conocedores del peligro por los grandes lanzadores del Castilla, comenzaba a escucharse un murmuro. Óscar tomó la bola y con un bellísimo golpeo decidió maravillar a los espectadores allí presentes, colocando el balón en la escuadra, haciendo inútil la estirada de Alberto. La nota mala de esta primera mitad fue el cambio obligado por lesión en el minuto 20 de Reguilón, al parecer seguía renqueante de un choque con Manu H., que dio lugar a la entrada de Mancebo.

La segunda parte comenzó con un Coruxo mucho más adelantado, obligado en parte por el marcador, que con pequeñas ocasiones comenzaba a generar peligro sobre la portería de Belman. Pasaban los minutos y el resultado se mantenía igual. Solari dio lugar a la entrada de Dani Gómez por Cristo, del cual nacería la asistencia del segundo gol, que tras un buen desmarque en ruptura y una asistencia atrás, Seoane se encargaría de cruzarla y subir el segundo y último gol al marcador.

.

El marcador no se movería más en el Di Stéfano, y de ello se encargó el Castilla, que tras algunos sustos a balón parado por parte del Coruxo, se dedicó a controlar el balón para no sufrir más. El Míster realizó así su último cambio dando entrada a Arturo y retirando al goleador Seoane, algo cansado, para hacerse fuerte en el medio campo.

Share