Importante victoria por 3-2 del Castilla frente a un rival directo para colocarse como tercer clasificado. Un fenomenal Cristo, que anotó los tres goles, comienza a llamar a la puerta del primer equipo con su increíble inicio de temporada. 

Llegaba la decimosexta jornada al Di Stéfano con un bonito derbi madrileño que enfrentaría al Real Madrid Castilla, cuarto clasificado en la competición liguera, contra el San Sebastián de los Reyes, tercero pero con los mismos puntos. Los blancos se presentaban al encuentro tras una dura derrota en Coruña, pues encontrándose con un marcador muy favorable se dejó llevar y acabó siendo remontado. Mientras que el Sanse, visitaba el feudo blanco tras ser derrotado en casa por el Atlético B.

El encuentro comenzó con un Sanse muy agresivo que fue a buscar a los de Manolo Díaz desde el comienzo. Fruto de esa presión muy bien realizada, López despejaría a córner un balón suelto en el área, con el que los visitantes se pondrían por delante en el marcador. Tan solo habían transcurrido 3 minutos desde el inicio del partido cuando el capitán Zazo, que minutos más tarde tuvo que ser sustituido por lesión, mandó a la red un gran centro imposible para Luca.

realmadrid.com

El Castilla despertaría después de unos buenos primeros minutos del Sanse y comenzaría a tomar el control del esférico. Con Cristo muy participativo desde la mediapunta, lugar donde arrancó desde el inicio por las variaciones en el once del Díaz, comenzarían a llegar las primeras ocasiones para los blancos. El 9′ blanco tendría las más claras en sus botas, para acabar igualando el marcador a falta de 5 minutos para el final de la primera mitad.

“Cristo igualaría con una obra de arte”

Cristo comenzaría su espectáculo personal con un cañonazo teledirigido con su pierna izquierda  a la escuadra derecha de la portería de Irueta, que poco pudo hacer con su estirada. Con este resultado de 1-1 se llegaría al final de unos primeros 45 minutos muy bonitos de ver para el espectador.

realmadrid.com

La segunda mitad comenzaría con un Castilla lanzado al ataque para acabar de culminar la remontada frente a un rival directo como es el Sanse. A través de buenas combinaciones colectivas el primer filial blanco comenzaría a acercarse a la portería rival. Transcurría el minuto 67 cuando el colegiado señalaría penalti favorable para el Castilla por mano del central Bruno Rivada. Cristo sería el encargado de lanzarlo, transformándolo por el centro de la meta sansebastiansense. Y tan solo 5 minutos más tarde, el mismo Cristo, tras una gran jugada individual, era derribado dentro del área, señalando el colegiado la segunda pena máxima del encuentro. Esta vez, el delantero madridista engañaría a Irueta enviándolo a la izquierda, para anotar el tercero en su cuenta particular y en el luminoso blanco.

realmadrid.com

 

El Sanse se lanzaría al ataque, dejando huecos a su espalda que aprovecharía el Castilla para esperar y salir a la contra, pero no consiguió materializar ninguna de ellas. Cuando todo parecía dictado para sentencia, Castel se aprovechó de un barullo en el área de Luca para poner el segundo del Sanse y apretar el marcador para los minutos finales. En una contra de De Frutos, J.C. le haría una dura entrada y sería expulsado, con lo que se llegaría al final del encuentro con un marcador favorable para el Castilla por 3-2.

 

Share