Cuarto clasificado frente a noveno. Real Madrid frente a Kirolbet Baskonia. Un 2-0 pone a los blancos en la cabeza clasificatoria aunque con menor diferencia anotadora en sus resultados. Mientras, Baskonia ha sumado una victoria y una derrota.

Los blancos salían a cancha con Causeur, Randolph, Tavares, Llull y Taylor; mientras, el Kirolbet Baskonia comenzaría jugando con Huertas, Janning, Diop, Granger y Shengelia.

LLULL EN ESTADO PURO

Granger ponía los primeros puntos en el casillero de los vascos con un triple. Randolph sería quien abriese la brecha madridista con otro triple. El Madrid sumaba de la mano de Llull (5 puntos) para ponerse por delante en el marcador con cinco minutos de juego. Tornike Shengelia conseguía su rebote número 500 en Euroliga. El equipo visitante igualaba el encuentro a falta de un minuto, pero duraría poco, pues Anthony Randolph sumaba de tres. El Madrid lograba vencer al final del primer cuarto por 25-19, con 13 puntos de Llull.

Campazzo sería el primero en anotar en el segundo cuarto con un triple; le respondería Voigtmann con otro para el lado baskonista. Ambos equipos mantenían la compostura, anotando desde dentro y desde fuera y protegiendo sus respectivos aros. El conjunto blanco encadenaba tres faltas consecutivas,  y el Wizink Center se encendía en contra del trío arbitral. El Baskonia se ponía a sólo tres puntos a falta de 2:35 para el descanso. Al final, el Madrid vencía por 52-44.

FABIEN CAUSEUR SE SUMABA A LA FIESTA

Poirier del lado del Baskonia, y Causeur del bando madridista, anotaban los primeros puntos de la tercer cuarto. La segunda parte comenzaba con un equipo visitante que sacaba los dientes (54-51) con dos minutos  y medio jugados. El alero francés del Madrid se apuntaba este cuarto. Sumaba 11 puntos a su casillero y una sensación de estar en todas partes. Sergio Llull también se animaba a la fiesta blanca. El Real Madrid cerraba el cuarto con 74-67 en el luminoso.

Fuente: Real Madrid

El cuarto periodo comenzaba igual que terminaba el tercero, con mucha competitividad y un pabellón encendido. Los blancos se volvían a marchar hasta los nueve puntos de diferencia. Esa ventaja del Madrid aumentaba hasta los 11 (86-75), a falta de 4:52 para el final. Los de Laso habían vuelto del tiempo muerto con aun más energía, dejando un parcial de 9-0 en 1:30 minutos. Huertas sumaba al fin para el Baskonia, aunque era demasiado tarde. El Real Madrid acabaría llevándose el partido por 97-79. Así pues, el equipo blanco suma su tercera victoria en Euroliga este año.

 

 

 

Share