El Real Madrid gana 61-59 ante un Fenerbaçhe entrenador por el ex madridista Obradovic. Un partido que estuvo marcado por una pobre anotación debido a la gran defensa que realizaron ambos equipos. A pesar de ello, Sergio Lull volvió a tirar del carro en  o me tos donde el Madrid lo estaba pasando mal. Esto le convirtió en el MVP del partido con 16 puntos, 2 asistencias, 5 robos y un 11 de valoración.

A dos jornadas para el final de la fase regular de la Euroliga, y con varios puestos por definirse, el Real Madrid recibía en casa a un antiguo madridista y ahora entrenador del Fenerbaçhe de Estambul,  Zeljko Obradovic. El equipo local debía ganar si quería mantener ese primer puesto que desde hace varios meses está en tablas con el CSKA de Moscú. Por el otro lado, el Fenebarçhe, que venía con varias bajas de nombres importantes, también  debía ganar si quería mantener el factor cancha a favor en las rondas finales. Más después de haber ganado todos sus rivales directos. Con todos estos alicientes el público madrileño no dudó en apoyar, con un gran aforo, a su equipo.

Por lado del Real Madrid, Pablo Laso saco a los jugadores en los que lleva confiando desde hace unas semanas, Lull, Maciulis, Taylor, Randolph y Ayón. Sin embargo, por parte del Fenerbaçhe hubo bastantes cambios, para contrarrestar tanto las bajas de jugadores como para establecer una fuerte defensa sobre el jugador estrella del conjunto blanco, Sergio Lull. Defensa que desde el primer minuto del partido no paro de incordiar al jugador madridista, pero a pesar de ello, consiguió anotar 8 puntos en el primer cuarto. El partido comenzó con un gran ritmo y una gran precisión que a lo larío del primer y segundo curto se fue perdiendo. El Madrid parecía jugar a rachas,  rachas que le permitían irse 20-16 al final del primer cuarto, pero que al dar descanso a los primeros espadas y jugar con los secundarios,  se pusieron por detrás en un marcador que llegó al descanso muy igualado pero con una pobre anotación de ambos equipos, 29-32.

Tras las charlas de ambos entrenadores con sus respectivos jugadores el partido se reanudará.  El Madrid comenzó algo frío, algo que aprovechó el Fenerbaçhe para hacer la máxima diferencia en el marcador hasta entonces (7 puntos). Sin embargo con el apoyo del público,  los triples de Rudy Fernández y las canastas imposibles que volvía a meter Lull, el Real Madrid logró acabar el 3° cuarto por delante en el marcador (48-43). El último tiempo comenzaba con un ambiente caliente en las bandas, donde Obradovic no paraba de quejarse al árbitro y tanto Nocioni como Duverioglu no paraban de retarse desde sus respectivos banquillos. En estos últimos compases del partido pudimos disfrutar de un ambiente espectacular, un público que no dejó de apoyaremontar a su equipo. Finalmente el Real Madrid consiguió mantener las diferencias hasta el final del partido, a pesar del último arreón final del Fenerbaçhe, que vino de la mano de Bogdanovic (15 puntos). El partido acabó 61-56, un marcador que le permite al Real Madrid seguir luchando por la primera plaza en la Euroliga.

Share