Después de sumar una importante victoria en Rusia ante el Khimki, el Real Madrid volvía a casa para disputar la vigésimo séptima jornada de la Euroliga; esta vez ante el AX Armai Exchange Olimpia Milán.

Justamente, en casa sería el partido que coronase a Felipe Reyes como el jugador con más partidos en la historia de la Euroliga, con 342 (de momento). El conjunto blanco le rendía un cálido homenaje; apagando las luces de todo el pabellón y dejando únicamente como protagonista la luz de las pantallas que retransmitían un vídeo creado por el Madrid.

Dejando de lado la emoción del homenaje, la cancha tomaba más protagonismo, acogiendo a los diez primeros jugadores titulares. El Olimpia Milán se acomodaba en la pista, por medio de Mike James, Vladimir Micov y James Nunnally, siendo el primero quien anotase más de la mitad de los puntos de su equipo (17, sólo en el primer periodo) Los italianos conseguían endosar hasta 33 puntos frente a los 19 del Real Madrid.

La primera canasta pertenecería al (hasta el momento) señor del encuentro, Mike James. El Real Madrid no encontraba su mejor versión en ataque, aunque Gustavo Ayón trataba de abordar la zona rival, capturando rebotes ofensivos y anotando bajo canasta. Los blancos reducían, en gran medida, la desventaja (situándose a 11 puntos en el minuto 3 del segundo cuarto), lo que provocaba que Pianigiani parase el encuentro. Nemanja Nedovic (antes de que le pitasen la falta técnica) avasallaba a los blancos desde dentro y desde fuera, tratando de que los locales no bajasen de la desventaja de diez puntos.

La dupla sudamericana del Madrid, formada por Campazzo y Ayón, desataba a un Madrid que se acercaba más en el luminoso (46-51, min. 19). Kuzminskas era el encargado de suplir la baja anotación de los protagonistas del primer periodo. El lituano anotaba, principalmente, desde la línea personal para no verse superados por los blancos.

https://twitter.com/EuroLeague/status/1108465292110385153

El tercer cuarto se posicionaba para ser en el que el Madrid daría la vuelta al marcador. Los de la capital italiana perdían fuelle, fallando tiros interiores con la imposición de Eddy Tavares. Un triple de Taylor concedía la primera ventaja a los blancos (62-60, min. 25). Un Sergio Llull, desatado, daba la primera ventaja “sustancial” a los madridistas (73-65). Un parcial milanense de 1-10 ponía, de nuevo, por delante a los visitantes de cara al último cuarto (74-75).

Dentro del último periodo, la igualdad continuaba siendo la principal protagonista, con fallos y aciertos de ambos conjuntos, con un Madrid más acertado que el Milán, poniéndose por delante a falta de los cinco últimos minutos por 86-80.

Aún con más de un minuto por jugar, el Madrid tenía problemas para defender la zona ante las penetraciones de Mike James (el mejor del cuadro italiano). Con 92-89 en el luminoso, al Madrid le tocaba defender, y lo cumplió. Al final, el Real Madrid conseguía llevarse la victoria por 92-89, en un partido que bien podría ser de playoffs.

 

Share