img_20161220_222733

El Real Madrid se impuso con claridad ante un Brose Basket, que a pesar de haber ganado sus dos últimos partidos de Euroliga, demostró jugar con poca intensidad. Sin embargo, el Real Madrid dejó buenas sensaciones demostrando un gran juego en  la cancha con dos nombres propios Doncic (16 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias) y Sergio Llull  (14 puntos, 2 rebotes y 6 asistencias)

Con su última derrota en Euroliga, el Real Madrid volvía a la competición para resalcirse de la mala actuación en  Turquía. Con la baja de Pocius, Pablo Laso dio la entrada al jugador Jeffrey Taylor que junto a Sergio Llull, Luka Doncic, Felipe Reyes y Gustavo Ayón formaron el quinteto titular. Por otro lado el equipo alemán, el Brose Bamberg, venía con la moral por las nubes tras vencer de manera consecutiva a dos grandes rivales de la competición, el Maccabi y el Efes.

El Real Madrid, desde el primer minuto del encuentro, demostró estar muy por encima del equipo visitante. Con la gran actuación reboteadora de Ayón, la capacidad ofensiva de Llull y la intensidad defensiva, el equipo blanco comenzó con un parcial de 11-0 algo que obligo al tétnico rival, el italiano Trincheri,  a solicitar un tiempo muerto. A pesar de las charlas que este dio a sus jugadores, el Real Madrid consiguió noquear al Brose que, sin ideas,  solían acudir a la la línea de tres a pesar de estar punteados por los jugadores del Madrid.

El equipo local seguía y seguía incrementando las diferencias en el marcador. A pesar de que Trincheri  se desgañitara en  la banda, los jugadores del Brose Bamberg, que no demostraban  ningún atisbo de intensidad, parecían haberse quedado en casa. Con todo esto llegamos al final de la primera parte con un marcador de 47-25 a favor del Madrid.

Los de Laso, al inicio del tercer cuarto, siguieron borrando al adversario. Ahora lo único que quedaba por determinar era por cuánto el Real Madrid iba a ganar al Brose. Fue aquí cuando Laso utilizó los minutos finales para dar minutos a sus jugadores. Jugadores como Thompkin, que volvían después de estar un buen  tiempo de baja y que acabó con un total de 13 puntos y 3 rebotes.  Finalmente el encuentro acabó con un 95-72 para el Real Madrid, poniéndose así con nueve victorias en la segunda posición detrás del CSKA de Moscú, que será el próximo partido que se dispute en la cancha del Madrid.

Share