(Acb)

(Acb)

El Real Madrid consigue su duodécima victoria en Euroliga frente al Maccabi de Tel Aviv en un partido marcado por la gran defensa que ejercieron ambos equipos. El nombre a destacar fue el joven base esloveno Luka Doncic que estuvo a punto de conseguir un triple doble. A pesar de ello obtuvo un 32 de valoración,  10 puntos, 11 rebotes y ocho asistencias,

Como cada viernes el Real Madrid volvía  a la competición, esta vez frente al equipo “americano” de Europa, el Maccabi de Tel Aviv. Como avecinó Pablo Laso, antes de empezar el partido en los micrófonos de Movistar Plus, el encuentro iba ser de gran complejidad para el conjunto blanco debido al gran potencial ofensivo del Maccabi, lo que le obligaría al entrenador español a darle un gran peso a la defensa y poner el punto de mira en el hombre más desequilibrante del Maccabi, Andrew Goudelock.

El equipo local comenzó con Llull, Maciulis, Reyes, Ayón y un Doncic que volvió a estar de nuevo en el quinteto titular. Con el balón al aire, dio comienzo el partido. Efectivamente, la clave de los dos primeros cuartos fue la defensa que realizaron ambos equipos, tanto es así que el 1° cuarto estuvo plagado de errores en los tiros, tanto en la pintura como fuera de ella, debido a esta. Otra muestra de esto fue la escasa puntuación con la que acabó el cuarto (16-21).

A medida que el partido avanzaba las defensas poco a poco se iban deteriorando, lo que provocaba que hombres como Rudy Fernandez, con su agilidad, lograrán deshacerse a veces de ella para anotar. Con esto el Madrid consiguió darle la vuelta al marcador y acabar este 2° cuarto con un resultado de 37-36.

La segunda y última parte del partido daba comienzo, pero esta vez de peor forma para el conjunto blanco. El Madrid, en los primeros minutos del 3° cuarto no pudo parar la avalancha del equipo Israelí, que con un gran Victor Rudd ( 18 puntos, 1 asistencia y 9 rebotes) logró establecer la máxima diferencia en el resultado en lo que llevábamos de partido . A pesar de esto el Real Madrid logró recuperarse en el marcador (56-53) con un hasta entonces desaparecido Sergio Llull (13 puntos y 4 asistencias).

El Madrid con una pequeña desventaja se enfrentaba al último cuarto. Fue aquí donde el conjunto blanco demostró sus ansias de victoria, que, mediante los sucesivos triples acompañados de grandes defensas, que llegaron a forzar pérdidas del Maccabi, logró  imponerse en el marcador 80-75 y conseguir su duodécima victoria en la máxima competición.

 

Share