El final de la temporada se presenta apasionante para el Real Madrid tras caer en el estadio Santiago Bernabéu contra el FC Barcelona (2-3). La falta de calma de los blancos en el descuento dio vida al cuadro azulgrana y a la Liga. El club catalán es el nuevo líder de la competición con 75 puntos, los mismos que el Real Madrid aunque estos últimos cuentan con un partido menos que puede ser decisivo para hacerse con el título.

 

A pesar de la dura derrota, el Real Madrid depende de si mismo y tiene seis ‘finales’ en el horizonte. Para ganar su 33ª Liga española, el equipo blanco necesita, como mínimo, ganar cinco partidos y sumar un empate siempre y cuando el Barcelona gane sus cinco compromisos.

El próximo rival será el Deportivo, un equipo que da mucha guerra en casa pero al que se le puede ganar si el Real Madrid está fuerte en defensa. Posteriormente, el Valencia visitará el feudo madridista con la idea de acabar con las aspiraciones blancas aunque está no es su mejor temporada y lejos de Mestalla son muy irregulares. La siguiente cita será en Granada, un equipo que pelea pero que defiende regular. Por su parte, el Barcelona jugará contra Osasuna, Espanyol y Villarreal, partidos fáciles aunque con trampa para los de Luis Enrique.

 

En la recta final de la Liga, los jugadores de Zinedine Zidane tendrán que enfrentarse al complicado Sevilla de Jorge Sampaoli, al Celta de Vigo (el partido aplazado) y al Málaga de Míchel. Tres encuentros complicados pero en los que el Real Madrid es favorito. El Barça cerrará su campeonato visitando a Las Palmas y recibiendo al Eibar.

 

Los ‘culés’ afrontar la recta final cargados de moral por la victoria ante el eterno rival y descansados tras su eliminación en Champions por lo que el Real Madrid debe pensar en conseguir un 6 de 6 si quiere la Liga. El ‘problema’ que tendrá Zidane es que tiene una eliminatoria de Champions contra el Atleti por lo que el equipo no podrá descansar tanto como su rival en la lucha por el campeonato.

 

La parte positiva es que los jugadores menos habituales para Zidane han demostrado estar en un óptimo estado de forma y cualquiera de ellos puede ponerse la camiseta blanca, salir al césped y ganar un partido. Hay que creer en estos jugadores, hay que creer en el entrenador y hay que saber que al Real Madrid le gusta jugar en el alambre y ganar todo a la épica.

 

Además, el equipo puede alcanzar una nueva final de la Champions League si elimina al Atlético de Madrid, un equipo que no ha podido con los blancos en las tres últimas ediciones de la máxima competición europea (dos finales y unos cuartos de final). Por delante hay 9 partidos, 9 ‘finales’ (entre Liga y Champions si el Real Madrid llega a la final) y si se ganan habrá dos nuevos trofeos en las vitrinas del Santiago Bernabéu.

 

No duden de ellos, son los mejores y lo van a demostrar. ¡HALA MADRID Y NADA MÁS!

Share

Sobre El Autor