Buena tarde de domingo para ver un gran partido de baloncesto entre el Real Madrid y el Iberostar Tenerife, el líder frente al noveno clasificado. Dos equipos que necesitan la victoria, los locales para ser más líderes todavía y los canarios para acercarse a los ocho primeros puestos. El Real Madrid salía con su quinteto de gala formado por Campazzo, Doncic, Taylor, Randolph y Tavares. Por parte del Tenerife, formaban parte del quinteto titular San Miguel, Ponitka, Abromaitis, Beirán y Tobey.

El primer balón caía en manos de los locales, y la primera canasta provenía de las manos de Anthony Randolph con un tiro desde la media distancia, Doncic le secundaba con otros dos puntos antes de que Tobey estrenase el luminoso de los tinerfeños. Iberostar Tenerife sacaba los dientes tras un parcial negativo de 7-2 llegando a ponerse arriba en el marcador en diferentes ocasiones. Ambos equipos salían muy enchufados en el primer cuarto, con diferentes intercambios de canasta y triples incluidos.

Los visitantes lograban encadenar varias canastas con las que se ponían dos puntos arriba (14-16) cuando restaban menos de dos minutos por delante. Un fallo defensivo de Maciulis causaba una falta antideportiva favorable a los visitantes, quienes la aprovecharon para terminar el cuarto dominando en el marcador por 18-21 con un buen cuarto de Javier Beirán.

Jaycee Carroll inauguraba el luminoso en el segundo cuarto con un triple para empatar el partido. Campazzo sacaba petróleo de dos jugadas consecutivas y en una logra dos puntos por tiros libres y en la siguiente asiste a Felipe Reyes, a lo que Maciulis añadía una bandeja con la que la ventaja madridista llegaba a los seis puntos (27-21), esto obligaba a Katsikaris a pedir un tiempo muerto para frenar los ataques de los locales.

El Madrid lograba aumentar su ventaja hasta los nueve puntos, a pesar de los fallos de ambos equipos en varias jugadas consecutivas. Felipe Reyes conseguía un 2+1 con el que mantenía la ventaja a falta de un minuto y medio para el cierre de la primera mitad. La barrera de los diez puntos era superada por primera vez en el encuentro con un triple desde la esquina de Carroll. Davin White intentaba reducir la desventaja al final del cuarto pero Yusta conseguía taponar el tiro desde la línea de tres. El cuarto terminaba con un resultado de 43-34 favorable al Real Madrid.

Fuente: realmadrid.com

 

La segunda mitad daba comienzo con un triple de Rodrigo San Miguel, a lo que respondía Randolph junto a Tavares por partida doble. La defensa madridista al hombre era eficaz, pero los tinerfeños aprovechaban cualquier resquicio para armar el tiro y anotar desde media o larga distancia tal y como demostraba Abromaitis a los cuatro minutos de juego, con un triple que reducía la diferencia hasta los ocho puntos (52-44), hasta que llegó Campazzo para convertir un 2+1 y un triple de Taylor, con los que los madridistas alcanzaban los 12 puntos de ventaja a falta de cuatro minutos y medio. El recital de Campazzo estaba siendo soberbio, dando juego a sus compañeros y demostrando sus dotes como finalizador con otro nuevo 2+1. El Real Madrid aumentaba su ventaja (64-51) con un triple de Fabien Causeur a falta de algo más de dos minutos para el final del tercer periodo. Este cuarto finalizaba con un resultado de 68-53 para el Real Madrid.

Beirán sería el encargado de iniciar la anotación del último periodo por parte del Iberostar Tenerife, por parte del Madrid lo sería Maciulis. Este cuarto estaría plagado de intercambios de canasta, sobre todo entre dos hombres grandes como Felipe Reyes y Mike Tobey. Doncic asistía a Causeur para llegar a la máxima diferencia de todo el encuentro (hasta ese momento) con +19 para el Real Madrid. Como bien decíamos, no sería la máxima definitiva, y es que el Madrid conseguía poco a poco aumentar aun más esa diferencia, que llegaba hasta los 20 con tres minutos y medio por jugar. Iberostar Tenerife reaccionaba de la mano de Borg y Tobey hasta completar un parcial de 0-7 y bajar hasta los 13 de desventaja. Los madridistas bajaban una marcha al partido, y sorprendían con una jugada espectacular de alley-oop entre Doncic y Randolph con la que finalizarían el encuentro por 89-76 con grandes actuaciones de Campazzo (15 puntos), Causeur y Carroll (13 puntos) por parte del Real Madrid, y de Abromaitis (21 puntos) del lado tinerfeño.

 

Share