Manuel Gómez (@Manu95G)

El conjunto de Rafa Benítez pasó por encima de un Malmö que vino de turismo a Madrid. Con récord incluido de Cristiano (11 goles en una fase de grupos de la Champions), el Real Madrid pasa a octavos de final dejando una muy buena imagen en cuanto a juego.

Había que confirmar las buenas sensaciones del sábado pasado, y para eso salían Karim Benzema y Cristiano Ronaldo en la punta de ataque. Poco tiempo necesitarían para dejar bien claras las cosas. En el minuto 12, Cristiano se iba de su marca en banda izquierda, ponía el balón al área y tras un remate de Isco rechazado en línea de gol por el zaguero del Malmö, Karim empujaría el balón a la red.

Lejos de retrasar las líneas como acostumbraba antes este Madrid, la presión de los blancos seguía siendo asfixiante tras pérdida. El Malmö no era capaz de hilar dos pases seguidos sin que varios jugadores del Madrid se les echaran encima y robaran el balón.

Ya en el minuto 24, Cristiano, esta vez por banda derecha, pondría un balón medido al segundo palo donde Karim, con un potente y preciso cabezazo, mandaría el esférico a la red. Sentenciado el partido, tocaba disfrutar. En el minuto 39 el Madrid dispondría de una falta en el pico del área. Cristiano, siguiendo su habitual rito, medía sus pasos y se preparaba para lanzar. Y… Derecho a la red. Con un poco de ayuda del guardameta, Cristiano anotaba el primer tanto en su cuenta personal.

Así se llegaría al descanso, con un Madrid pletórico arrasando a un indefenso Malmö.

En la segunda parte, más de lo mismo. Ni dos minutos necesitaría el conjunto de Rafa Benítez para aumentar más su ventaja. Centro de Danilo y tras un rechace, el balón caería en los pies de Cristiano que no perdonaría.

El Malmö, sin quererlo se había convertido en la víctima de un Real Madrid con ganas de gol. Cristiano, que se encontraba a un gol de batir otro récord, no quedaría satisfecho si no que anotaría dos tantos más. 6-0 y récord de goles en una fase de grupos de la Champions con 11 dianas. Entre medias, la entrada de Marcelo traía algo más de alegría al Santiago Bernabéu.

Dando descanso también a James, Jesé entraría en el minuto 65 para asistir en primera línea al primer tanto de Mateo Kovacic como jugador blanco. Ya para redondear la fiesta, Benzema redondearía su noche con otro gol para lograr su hat-trick.

La entrada de Denis Cheryshev, con algunos pitos de fondo (muy aislados y de poca gente) sería lo último relevante de la noche.

Imagen renovada de un Real Madrid que peleó cada balón hasta el pitido final del partido. Sin ser una prueba a tener en cuenta (el Malmö ya estaba eliminado) el camino a seguir es el de hoy.

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G