Manuel Gómez (@Manu95G)

Poco más de 15 minutos necesitó el Real Madrid para sentenciar a un Espanyol que sigue de capa caída. Karim, James, Duarte en propiar puerta y Cristiano por partida triple se encargaron de arrollar a los jugadores de Galca que solo pudieron ver como la apisonadora blanca les pasaba por encima. A un punto el Atleti y a cuatro el Barça, los de Zidane ajustan la cabeza de la Liga.

Cuando en el minuto 1 Marcelo ya te ha avisado, y en el minuto 4 Cristiano ha entrado en escena, muy mal tiene que ir la cosa para que no acabe en goleada madridista. Y mal, lo que se dice mal, no les fue a los jugadores de Zinedine Zidane. Siete minutos tardó Benzema en abrir la lata; remataba a la perfección un preciso y milimetrado centro de James y levantaba a la grada del Santiago Bernabéu por primera vez en la noche de domingo, plácida, que se venía.

A los cinco minutos, Cristiano, que ha había avisado, forzó un penalti tras girar sobre sí mismo dejando en la estacada al central blanquiazul. Con su tranquilidad de siempre, golpeo por abajo a la derecha del guardameta y listo el segundo tanto de la noche. Y sin pasar apenas otros 5 minutos, James dictaría sentencia. Recorte en la fronta, zurdazo que desvía la defensa y el balón en la red; el encuentro quedaba cerrado y casi no habíamos llegado al cuarto de hora.

Bajó el pistón el Madrid, dominó con el balón y disfrutó sobre el césped. Isco y James recordaron a aquellos de las 22 victorias consecutivas, mientras que Modric y Kroos volvían a demostrar el porqué de la ovación que se llevarían más adelante. La idea de Zidane en tan brillante como compleja, pero con menos de un mes de trabajo, ya plasma más de lo que muchos nunca lograron.

Justo antes de finalizar la primera parte, Cristiano volvió a dejar ver que sigue estando y que puede volver a su nivel. Recorte por partida doble y zurdazo imparable. Bonito y eficaz a partes iguales, uno de esos goles que gusta ver repetidas veces.

En el segundo tiempo, como viene siendo costumbre tras golear en el primero, el equipo se volvió a dejar llevar. Sin apretar en busca de engordar el marcador, el partido se dormía en los pies del centro del campo madridista. Modric en el minuto 63, Kroos en el 70, y Benzema en el 75 tuvieron recompensa a su excelso partido. Ovación para cada uno de ellos y minutos para los menos habituales como son Jesé, Casemiro y Lucas Vázquez -estos últimos más necesitados de oportunidades-. Pero tiempo había para todo. Dos intervenciones de Keylor recordando que está ahí por algo, y dos detalles de Jesé pusieron la guinda final al pastel. El primero en forma de asistenca a Cristiano para que sumara su enésimo hattrick, y el segundo como centro chut que acabó en gol gracias a Duarte en un intento de despeje. Otro 6-0 como el que ya recibió el club perico en la ida y que mantiene las esperanzas en este nuevo Madrid de Zinedine Zidane.

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G