Manuel Gómez (@Manu95G)

Con muy poco brillo y más dudas que aciertos, el Real Madrid consigue cerrar el año con una victoria por 3 a 1 frente a una Real Sociedad muy oficiosa. Cristiano por partida doble (57 goles en 57 partidos en este 2015) y Lucas Vázquez fueron los artífices de los tantos blancos.

Ambiente raro el que se volvía a vivir en el Santiago Bernabéu; el mal horario en un día laboral, sumado al descontento de gran parte de la afición con el equipo, entonaban el día nublado en la capital española.

En un comienzo de partido con mucho desorden como viene siendo costumbre en los últimos meses, el Madrid dominaba engañosamente ante una Real que a la mínima salía con todo su arsenal hacia la puerta de Keylor Navas. Un Keylor decisivo que evitó lo que podría haberse convertido en la última pesadilla de Rafa Benítez.

El Madrid controlaba el balón y disponía de varias ocasiones todas ellas chafadas por un Rulli en racha. Los de Eusebio por su parte se agarraban a Imanol Aguirretxe para hacer daño al conjunto blanco. 17 minutos duraría esa película pues en un uno contra uno frente a Navas el delantero caería lesionado.

En el minuto 23 llegaría la sorpresa; tras un penalti pitado sobre Benzema (muy, muy riguroso) Cristiano mandaría el balón a la grada. Pocas veces se le ve fallar un penalti, y la grada en apoyo pasó a ovacionarle.

Finalizando la primera parte, Gareth expondría su potencia física y forzaría el segundo penalti de la tarde, en esta ocasión por mano. Cristiano, ahora sí, no perdonaría y adelantaría al conjunto blanco.

Nada más comenzar la segunda mitad, la Real lograría reponerse y empataría el encuentro por medio de Bruma. El extremo pondría un perfecto disparo a la escuadra de Keylor que no pudo por más que verlo pasar. Toda la jugada venía precedida de una falta de Jonathas sobre Pepe no pitada.

Y cuando peor lo pasaba el conjunto de Rafa Benítez, Cristiano volvió a aparecer. Centro de Marcelo de córner que cae dentro del área que Ronaldo a la media vuelta con la zurda manda directo a la red. 2-1 y algo de tranquilidad -aunque poca- en la grada.

La Real, ya más volcada sobre la portería del Madrid veía que en cada perdida el conjunto blanco lanzaba la contra con mucha comodidad. Y en una de esas, Gareth entendiendo perfectamente el partido (el mejor del conjunto blanco junto a Navas) ponía un centro perfecto a las botas de Lucas Vázquez que no perdonaría. 3-1 y tres puntos para cerrar un 2015 nefasto.

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G