El bloque sólido y compacto de Mauricio Pellegrino visitó el Santiago Bernabéu tras el largo y tedioso parón de selecciones. Por ello, Zidane decidió dar descanso a varios de sus piezas habituales, y alineó un once poco visto este año. Con Kiko Casilla bajo palos; Danilo, Pepe, Varane y Nacho en línea defensiva; Kroos, Isco y Modric en el centro del campo, y la BBC arriba, el balón echó a rodar bajo el sol reluciente que brillaba en la capital de España. Eso sí, poco duró la alegría en la cara del público cuando, a los once minutos, Varane tenía que pedir el cambio inesperadamente. En su lugar entraba Carvajal, recolocando tanto a Danilo -en el lateral izquierdo-, como a Nacho -de central-.

Pero no todo iba a ser malo, y la buena noticia la estaban dando Isco y Karim. Ambos muy participativos y acertados, tanto que Karim no perdonó en la primera que tuvo, mandando con una buena volea el balón a la red, y situando el 1-0 en el marcador. Dominando claramente el conjunto de Zinedine Zidane no lograba mover el inalterable el marcador hasta el descanso.

La segunda mitad tendría un tinte bien distinto, esta vez negativamente de cara al conjunto blanco que poco a poco fue superado por el Alavés, eso sí, sin acierto alguno por parte del conjunto vasco, en gran parte, gracias a un Kiko Casilla que se mostró muy sólido y seguro durante los 90 minutos.

Cuando el partido ya entraba en zona de peligro, fue cuando el Madrid enseñó las garras. Primero Isco con un golazo a pase de Cristiano, y luego Nacho con un buen cabezazo tras larguero de Bale sentenciaron el encuentro, y firmaron los tres puntos que suma, otra jornada más, el líder de la Liga Santander, colocándose con 68 puntos.

Share