Esta vez llegó antes de lo esperado, pero como quien sabe que volverá a salir el sol al día siguiente, llegó el gol de Sergio Ramos. Zidane apostaba de inicio, por fin, por un 4-4-2 con Isco y James compartiendo protagonismo junto a Toni Kroos y Luka Modric; mientras, arriba sería Morata quien acompañaría a Cristiano. Y la mejora fue notable, durante 15 minutos el Real Madrid dominó y encerró al Betis, pero el espejismo no pasó de eso. La velocidad en transición ofensiva, la presión alta tras pérdida y cualquier atisbo de mejora quedaron empañados bien pronto. En una llegada aislada del Betis, Sanabria enviaría el balón a la red con la incondicional ayuda de Keylor Navas, un Keylor Navas que sigue mostrando síntomas agudos de nerviosismo sobre el césped, y que habían quedado demostrados en la jugada anterior.

Así que, tras todo a favor, se puso la cosa en contra, pero así es el Madrid de Zidane, sin sufrimiento no es Madrid. La propia inercia del equipo empujó al Betis a encerrarse atrás, los balones comenzaron a merodear el área y ahí, todavía, tenemos al depredador más letal del planeta. Cristiano no perdonó un centro perfecto de Marcelo y, además de poner las tablas en el marcador, se alzó como máximo goleador de cabeza en activo de La Liga. Y desde ese mismo instante, se diferencian dos etapas muy demarcadas. A pesar de que el Betis había salido mejor en la segunda parte, el Madrid era claro dominador, poco a poco encerró otra vez al Betis, aunque a fuerza de más inercia que finalizaba con centros laterales. En uno de tantos, tras la expulsión de Piccini por doble amarilla, recordaríamos la misma historia de siempre: Toni Kroos coloca el balón sobre la esquina del campo, levanta la mirada y ve a Ramos, allí donde mira, coloca el balón, y el resto es historia, historia tan grande como Sergio Ramos, para el que cualquier calificativo a día de hoy se quedaría corto.

El problema llega cuando, tras el tanto del capitán blanco, entra en juego la segunda etapa. Una etapa donde el Betis con uno menos domina y encierra al Madrid, hasta el punto de que Keylor, en el último suspiro del encuentro, se convirtió en protagonista, pero esta vez para bien, realizando una grandísima parada que deja al Real Madrid, otra vez, como líder en la clasificación.

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G