Perfección. Esta es la única palabra correcta para definir la temporada que ha hecho el Real Madrid de baloncesto. Después de derrotar al Barça en el tercer partido de la final de la Liga Endesa por 85-90, los blancos se hacen con el cuarto título de la temporada, Supercopa, Copa, Euroliga y ahora también la Liga ACB. Además, han barrido al eterno rival con un 3-0, algo que no hacían en una final desde hace casi veinte años. Mención especial para Llull que ha sido el MVP de las finales.

A base de triples, el equipo de Pablo Laso se alzó con la victoria. Tras una gran primera parte, donde se fueron al descanso con una ventaja de +14. El FC Barcelona se puso a jugar al baloncesto por primera vez en toda la eliminatoria, y consiguieron remontar, hasta una renta de +5 puntos. Pero un triple del Chacho sobre la bocina y un buen inicio del último cuarto, el Real Madrid volvió a tomar la iniciativa en el marcador y supieron aprovechar esa ventaja hasta el final.

Claves del partido

– Acierto desde el triple: El Real Madrid veía la piscina como un aro durante todo el partido, acabó con un 14/23 en triples, así es muy difícil no ganar un partido.

– Segundo cuarto: El Real Madrid anuló a los culés en el segundo cuarto y consiguieron un parcial de 17-31 en estos diez minutos.

– Reacción local: El Barça consciente de que al menos tenía que mantener el orgullo, salió del descanso a por todas, y jugó sus mejores minutos de toda la serie, con un parcial global de +16 para el equipo catalán.

– La segunda unidad: Los más destacados del Real Madrid hoy fueron los suplentes, El Chacho, Nocioni, Maciulis, y en especial Carroll. El norteamericano acabó con 19 puntos, y un canastón sobre la cara de Oleson que prácticamente le daba al Madrid la victoria.

– Tomic on: Al tercer partido de la eliminatoria, apareció Ante Tomic. El ex madridista hizo un auténtico partidazo hoy, 29 puntos, con un 14/15 en tiros. Hizo mucho daño a los interiores del Madrid que no pudieron frenarlo.

– Fortaleza mental: Tras un gran tercer cuarto del Barçá, los blancos demostraron tener la cabeza muy frío, no se pusieron nerviosos y acabaron ganando el partido.

Share