Por Manuel Gómez (@Manu95G)

El PSG y el Real Madrid firmaron un empate a cero en el Parque de los Príncipes en un partido marcado por el respeto mútuo. En el reencuentro de Di María con su ex equipo, el Real Madrid sale mejor parado tras llegar con numerosas bajas y aun así dar una muy buena imagen en un campo tan complicado.

Comenzaba el encuentro con muchísima expectación en París sabiendo que podía ser el encuentro de la jornada. PSG y Real Madrid llegaban como únicos equipos invictos en las 5 grandes ligas (de los equipos que disputan esta edición de la Champions League). Con respeto desde el primer minuto, ambos equipos buscaban el dominio del balón pero sin riesgos innecesarios; si hacía falta, cuando el rival tenía el balón el otro equipo reculaba y juntaba sus líneas sin importar distanciarse de la portería rival.

Poco a poco iban pasando los minutos, y las ocasiones escaseaban en el terreno de juego. En el minuto 24 llegaría quizás una de los más clara de todo el encuentro. Un pase filtrado a Jesé le dejaba solo ante la portería del PSG, pero la definición del madridista sería rechazada por un Trapp muy seguro durante los 90 minutos.

El Madrid algo más cómodo en el terreno de juego buscaba subir poco a poco sus líneas y generar algo más de peligro sobre la portería de Trapp, pero salvo un remate de Cristiano que se marcharía rozando el larguero, poco peligro conseguía generar. El PSG, al igual que su rival, no lograba generar peligro sobre la portería de Keylor Navas.

Con el 0-0 y la sensación de que el Real Madrid había perdonado se llegaba al descanso. Benítez le estaba ganando la partida a Blanc en su propia casa.

En la segunda mitad el PSG salía con un punto más de intensidad y equilibraba la balanza del juego con respecto a la primera parte. Sin ocasiones para ninguno de los dos equipos, el partido se jugaba en el centro del campo. Un Casemiro imperial escoltado por un muy buen Kroos competían con el doble pivote del PSG formado por Motta y Marco Verrati.

Los minutos pasaban y el partido quedaba dormido pese a las incorporaciones de ambos equipos. Luka Modric que volvía tras su lesión, y tanto Lucas Moura como Javier Pastore intentaron revitalizar el encuentro, pero lograr cumplir con ello.

El partido acabaría muriendo con el PSG muy metido en campo del Real Madrid, pero sin lograr batir a un Keylor Navas tanto dentro, como fuera de su área. Reparto equitativo de puntos y liderato -por golaverage- para los de Rafa Benítez que siguen invictos e imbatidos en Europa.

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G