Otra vez un lunes que una amanece y sale a la calle y se encuentra la misma frase en la boca de los mismos de siempre: “y el Madrid ayer, ¿qué? . Otra vez una nueva oportunidad perdida para recortar puntos, esta vez al Atlético de Madrid. Otra vez esa maldita hora de un domingo, las ocho y media de la tarde. Cada vez que hemos podido acercarnos al liderato jugando a esa hora hemos perdido o hemos empatado. Otra vez una cena de conjura (pérdida de puntos segura). Otra vez el árbitro, que no es excusa, es realidad. Otra vez Butragueño susurrando en el micrófono de Mónica Marchante que bueno, que no nos pitan los penaltis, pero que eso lo tienen que decir los periodistas. Esos periodistas que tapan los fuera de juego del Barcelona son los que van a hablar de las penas máximas que no nos señalan, ¿verdad, Emilio? Es para tirarse de los pelos de la rabia.

fotonoticia_20160124225029_1280

Otra vez una semana sin fútbol ni martes ni miércoles para el Real Madrid porque Chendo o Chendi o el que sea tenía mejores cosas que hacer que comprobar si algún jugador del Real Madrid estaba sancionado. Otra vez a ver cómo otros luchan por la Copa del Rey. Otra vez un ex madridista privándonos de creer en la Liga. Otra noche de cabreo y mal sabor de boca. Otra vez que si Benítez o Zidane o los jugadores. Otra vez James desaparecido. Otra vez el carro, que si nos subimos o si nos bajamos. Otra vez un tuit de Piqué. Otra vez Mourinho y Casillas a propósito de Adán. Otra vez un equipo que resucita a costa del Madrid. Otra vez que si Cristiano sí o Cristiano no. Otra vez hartos de palos y el rival con once sobre el campo. Otra vez Bale lesionado cuando mejor estaba.
Otra vez un domingo que una se va a la cama llena de sinsabores después de pasar el fin de semana entero deseando que llegue la hora del partido del Madrid, porque los días de partido eso es lo único que importa en la vida. Y luego otra vez los primeros minutos de zozobra, como si no lo supieran ya, como si no les hubiera pasado infinidad de veces. Otra vez Danilo ocupando un sitio que ahora mismo le pertenece a otro. Otra vez Pepe. Pepe, otra vez. Y veo cómo Isco deja que Cejudo marque el gol de su vida, casi apartándose, con miedo, por si le daba una patada. Otra vez a correr más que el reloj. Otra vez “Florentino, dimisión” y otra vez eruditos del madridismo repartiendo carnets de madridista. Otra vez la Liga inalcanzable, por enésima vez esta temporada. Otra vez un periodismo que se desacredita con cada palabra, pero que algunos siguen comprando como si de una religión se tratara.
lg-21631_635892701248235935
Otra vez hay que afrontar la semana con el escudo lleno de heridas, otra vez un gol de Benzema y otra vez que si Isco o que si James o incluso que si Lucas Vázquez. Otra vez el clavo ardiendo, la fe y el espíritu de Juanito. Otra vez llamar agresión a cualquier cosa que haga Cristiano obviando las provocaciones y entradas que sufre durante los noventa minutos de cualquier partido. Otra vez Carlos Martínez y Michael Robinson gozando en nuestras caras, dentro de nuestras casas. Otra vez que si Zidane pone a los que están mejor, a los que le ordena Florentino o a los preferidos de sus hijos. Otra vez Modric siendo el único motivo de nuestra ilusión. Otra vez un jugador reivindicándose en zona mixta y no en el campo. Otra vez a seguir remando, a seguir por debajo. Otra vez vergüenza y mediocridad, otra vez a volver a empezar.
Otra vez desolación y desierto, goleadas en el Bernabéu y ridículo a domicilio. El madridismo lleno de golpes, con sangre en las rodillas de tanto tropiezo, pero dispuesto a levantarse de nuevo. ¿Qué otra cosa se puede hacer? Al Madrid no se le puede dejar de querer, a pesar del daño y del engaño. Una trata de auto convencerse, “que sí, que esto se remonta, que contra el Betis ya se vio otra actitud”. Y puede que sí, pero un madridista jamás puede celebrar un empate. Sería como esos atléticos contentos porque durante una hora fueron campeones de Europa. Quiero creer en los jugadores, a pesar de tantas traiciones y desplantes. Está en sus manos el poder decir que fueron jugadores del Madrid o que lo ganaron todo jugando para el Madrid. Y el próximo domingo, otra vez lo mismo.

Share

Sobre El Autor