El Real Madrid vence de manera aplastante al Estrella Roja tras haber encadenado tres derrotas consecutivas.  Desde el minuto uno del encuentro el Real Madrid no tuvo rival en la cancha. Ahora toca el Barcelona, al cual se enfrentará dos veces, en diferentes competiciones, en menos de cinco días.

La afición y el equipo se volvían a ver tras haber pasado una semana negra. Una semana en la que pudimos ver, tras muchos partidos después, perder al Real Madrid en casa frente al Gran Canaria. A esto se sumaron tanto la derrota en Euroliga frente al Galatasaray, y la también  derrota frente al Tenerife, esta vez en el campeonato local. Todos estos alicientes hacían de este partido de Euroliga un partido especial,  un partido donde el Real Madrid estaba obligado a ganar para no perder el liderato, compartido con el CSKA de Moscú. En el otro lado se encontraba el Estrella Roja, equipo que a pesar de encadenar dos victorias consecutivas en la competición, pierde mucho como visitante, sin el ambiente de sus aficionados, del que parecen deperder.

El balón se echó al aire y dio comienzo el encuentro. Desde el primer momento del encuentro pudimos ver a un Real Madrid enchufadísimo. Este comenzó con Lull, Maciulis, Taylor, Randolph y Ayón. Quinteto que iba  disputar la mayoría  de los minutos de este primer cuarto. Durante los primeros seis minutos el equipo serbio aguanto el tipo, y consiguió mantenerse en el marcador a pesar del aluvión de puntos que recibía. Sin embargo fue a falta de 4 minutos del final de el primer cuarto cuando el Real Madrid fue aumentando la renta en el marcador, con un 13 de 15 en tiros de campos. Uno de los más destacados fue el mexicano Ayón que además de anotar repartía, llegando a obtener 5 asistencias.

El equipo blanco comenzó este segundo cuarto con una ventaja de 14 puntos (38-24). Fue aquí donde pudimos observar como también los jugadores suplentes estaban enchufados, como en el caso de Carroll que  través de sus penetraciones y fintas en la línea de tres machacaron al Estrella Roja. A pesar de la ventaja el Madrid no frenó, parecía querer más. Tanto es así que el Real Madrid parecía que llegaría a los 120 puntos. Finalmente el cuarto acabo con 63-44 final.

Tras el descanso y las respectivas charlas de los entrenadores, el balón volvía a volar. En esta segunda parte del partido pudimos ver a un Real Madrid más relajado y a un Estrella Roja mejor situado a la hora de defender. A pesar de esto el Real Madrid tambien salió victorioso de este cuarto y la ventaja seguía en aumento. Un punto a destacar en estel cuarto fue el acierto de Randolph en la línea de tres, que contribuiría acabar el tercer cuarto 84-57.

El partido llegaba a su fin y el Estrella Roja estaba muy lejos de remontar el encuentro, no sólo en el marcador, sino en el juego pobre y escaso de fuerza que demostraban sus jugadores. Fue aquí  donde Pablo Laso dio minutos a los menso habituales. Quizás una de las claves del encuentro era parar al mejor  jugador del equipo serbio, Simonovic,  por eso los jugadores del Madrid estuvieron muy pendientes de él, llevándole a acabar el encuentro con un pobre porcentaje de tiro. El partido concluyó con un 98-68 final, que permitiría al Madrid seguir en la lucha por el primer puesto en la Euroliga. Ahora al Madrid le espera un empacho de clásicos que tendrán lugar en los próximos días.

 

Share