El Real Madrid consigue llevarse la victoria en el derbi madrileño frente al Movistar Estudiantes,  dos días después de haberse clasificado para la Final Four.

Con un Real Madrid con la moral por la nubes tras haber conseguido la clasificación a la Final Four, volvían a la competición casera y no era un partido normal, era un derbi. El Real Madrid se enfrentaba al otro equipo de la capital madrileña, el Movistar Estudiantes. Un partido en el que el equipo visitante no se jugaba nada, salvo el honor por ganar al conjunto blanco. Sin embargo, el Madrid necesitaba faenar para seguir en la lucha por el liderato de esta igualadísina Liga Endesa.

Comenzó el encuentro con un Madrid intenso, un Madrid que consiguió establecer un primer parcial de 13-4 con una gran defensa. Además, el Madrid consiguió hacerse, durante esos primeros minutos, el dueño de la pintura con un  quinteto titular de altura, como Reyes y Thompkins. Desde un  primer momento Laso sabía del potencial de Edwing Jackson, mejor jugador del Estudiantes,  por ello le emparejamientos con un especialista en defensa como es Taylor.  No fue hasta bien entrado el 1° cuarto y cuando el entrenador de los colegiales, Salvador Maldonado, quito de la cancha a Jackson por Fernández cuando el Estudiantes comenzó a venirse arriba y empezar a enchufar los tiros. Tiros que le permitieron acercarse al Madrid. Finalmente en el 2° cuarto se igualaron las fuerzas. Pero a pesar de los multiples cambios en el marcador el Madrid consiguió llevar la ventaja hasta el final de la primera parte (40-35).

Tras las charlas en los vestuarios de sus respectivos entrenadores, los equipos volvían a la cancha con todo por jugarse. Y la historia de amor que hay entre el 3° cuarto y Lull volvió a resurgir.  Fue una de las piezas claves por las que el Madrid consiguió acabar con una ventaja de 11 puntos al final del 3° cuarto (61-50). Por el otro lado, los únicos que luchaban por mantener el partido vivo hasta el final fue Fernández y Suton,  que a pesar de sus intentos acabó con un pobre 1/4 en tiros de 3. El último cuarto estuvo marcado por las diferentes rachas que encajaron ambos equipos, y por los buenos minutos que disputó Doncic llegando a anotar 14 puntos. Pero a pesar de ellos el Madrid consiguió imponerse por un 79-72 final y dejar a pocos puntos al equipo que más anota en la ACB. Este resultado le permite al Madrid seguir luchando por el liderato de la Liga Endesa.

Share

Sobre El Autor