El Real Madrid cae derrotado frente al Darussafaka Dogus, a pesar del gran partido de Lull. Ahora tendrán que luchar por un puesto en la Final Four en los dos próximos partidos en Estambul.

Tras un año alejado del fin de semana por antonomasia del baloncesto europeo,  la Final Four, el Real Madrid llegaba con ganas de volver a esa cita. Tras una primer victoria sufrida el pasado Miércoles, el objetivo estaba cada vez más cerca. Pero, para ello, habría que luchar en este partido para irse con una ventaja de 2-0 y jugarse el pase a la Final Four en Estambul. Partido donde el Darussafaka Dogus, tras no haber aprovechado la grandes ventajas que tuve en el marcador en el anterior partido, debía luchar por la eliminatoria.

El partido comenzó por el mismo cauce que el anterior. Un Darussafaka que empezó a por todas, mientras que el Madrid las venía venir e iba siempre detrás en el marcador. Sin embargo, el conjunto blanco consiguió aumentar la precisión y mantenerse al final del 1° cuarto a sólo 3 puntos. Uno de los cambio respecto al 1° partido y que Laso cambió fue el no permitir tantas opciones de rebote ofensivo, y así fue ya que consiguieron cerrarlo.  Uno de los hombres de este primer cuarto fue el sueco Taylor, que con 3/3 en tiros de campo demostró porque es uno de los titulares habituales en el equipo. Además, le tocaba defender a una de las piezas fundamentales del Darussafaka, Clyburn. En el segundo cuarto vimos a un Madridque ningún momento consiguió colocarse por delante en el marcador. El conjunto turco siempre llevaba la delantera eno el marcador. Marcador que cambiaba las diferencias muy a menudo, ya que vimos a nivel Madrid que jugaba a rachas que le permitían no distanciarse en exceso. Parecía que la eliminatoria estaba hecha para Hunter, que tras su buena actuación en el 1° encuentro volvió a deleitarnos con sus múltiples mocimientos en el poste que hacían realmente daño al Darussafaka.  Finalmente fue con un tiro de tres bajo la bocina de Wilbekin con los que acabamos la primera parte del partido con 52-48.

Con el inició de la primera parte parecíamos revivir el primer partido de la eliminatoria. El Madrid parecía otro tras el descanso, al igual que el último partido. A esto se sumó el cambio de ritmo y de precisión de Lull, que con tres triples consecutivos, 5 en todo el 3° cuarto, consiguió poner al Real Madrid por delante. A pesar de ello, americano del Darussafaka Brad Wannamaker consiguió a través de una consecución de varios triples mantener las distancias en el marcador y llegar al último cuarto con 68-66. Con todo por decidirse entramos en el último cuarto donde el Madrid tras una consecución de tiros errados de Lull, y un Darussafaka Dogus que cada vez iba a más, permitió que estos finalmente se lllevarán el encuentro por un 80-84 final. Ahora al Real Madrid le tocan dos partidos duros en Turquía, en los que al menos debe sacar una victoria si quiere luchar por una de las cuatro plazas para la Final Four.

 

Share