Clara victoria de los de Laso que sirve para finalizar quintos en la fase regular, perdiendo así el factor campo por la derrota esta tarde del Olympiacos frente a Zalgiris. Espectacular Randolph que lideró al equipo hacia la victoria en los momentos más difíciles, convirtiéndose en el máximo anotador del encuentro con 23 puntos. Por su lado, El Brose Bamberg aguantó bien la primera mitad, pero acabó dejándose llevar para acabar perdiendo por 106-86.

Se presentaba partido asequible en el Wizink, con un Madrid que buscaba la victoria, ya no para conseguir el factor campo pues Olympiacos había perdido frente al Zagiliris, pero sí para asegurar esa quinta plaza contra un Brose, eliminado ya de la Euroliga, con el único peligro de no tener ninguna presión y jugar liberado. Los de Laso venían de ganar frente al Estrella Roja, con un Doncic estelar que consiguió el triple ganador en Belgrado. Mientras que los alemanes, se presentaban en el feudo blanco después de caer derrotados en casa frente al Milán.

Comenzaba el partido con la dura noticia de que la cuarta plaza era inalcanzable para los blancos por ese ‘biscotto’ entre los clubes griegos, pero con un Madrid que no quería dejar escapar el quinto lugar y de ello se empezó a encargar Randolph en modo apisonadora, que no solo robaba sino también anotaba y de todos los colores, consiguiendo él solo los primeros once puntos del conjunto madrileño.

Poco a poco el conjunto alemán, a base de una buena defensa y canastas fáciles y con poca oposición, comenzaban a plantar cara a los de Laso. De la mano de un buen Wright, se empezaban a acercar en el marcador para finalmente conseguir la remontada, y acabar este primer cuarto por encima del Madrid con un marcador final de 27-28 favorable para los visitantes.

“Rudy y Carroll relanzarón al Madrid”

Tras la reanudación del partido, después de este igualado primer cuarto, Laso daría entrada a Carroll y Rudy que cambiarían esta dinámica inicial a base de triples y grandes jugadas colectivas que levantarían los aplausos de los aficionados hoy presentes en el Wizink. El Brose por su parte se mantendría igual de concentrado que el final del primer cuarto y no dejó escaparse en el marcador a los madrileños, llegando a tener el último triple de este cuarto que podría haber igualado el luminoso a 53 justo antes de irse a vestuarios, pero Hackett lo mandó al aro, finalizando esta primera parte con un 53-50 favorables para los blancos.

realmadrid.com

Tras la vuelta de vestuarios, el Madrid salió decidido a sentenciar el encuentro, para no sufrir ninguna sorpresa final, con una defensa intensa a campo completo y un rápido movimiento de balón que rápidamente comenzó a dar frutos. Los de Laso comenzaron a escaparse en el marcador mientras el Brose se veía sobrepasado y era incapaz de parar esto, dando lugar al marcador de 82-69 con el que acabaría este penúltimo cuarto.

“El Madrid en modo apisonadora”

El cuarto y último tiempo, comenzaba con una presión menos intensa por parte de los madrileños pero con el mismo nivel anotador que el anterior. Con el resultado favorable Laso comenzó a rotar al equipo y dio entrada a menos habituales como Yusta, pero el nivel continuó igual y poco pudieron hacer los alemanes, que acabaron sucumbiendo poco a poco ante la apisonadora blanca, sobre todo en la segunda mitad, llegando así al marcador final de 106-86 favorable a los locales.

Con este encuentro finaliza la fase regular de la Euroliga, y con esta victoria el Real Madrid queda quinto, perdiendo así el factor campo por la derrota de esta tarde de Olympiacos. Fruto de ello, el Madrid se enfrentará al Panathinaikos que finalizó cuarto, justo por delante de los de Laso, y con ganas de demostrar que este quinto puesto no supone ninguna barrera para intentar alcanzar la gloria de la Final Four y el posterior título.

Share