(Acb)

(Acb)

El Real Madrid se impone 95 — 85 frente a uno de sus rivales clásicos, el CSKA de Moscú, en un partido marcado por una gran intensidad y por los clamorosos fallos arbitrales. El nombre del partido fue Sergio Llull que acabó con una valoración de 24, con 24 puntos, 3 rebotes y 6 asistencias.

Uno de los clásicos del baloncesto europeo tenía lugar en esta noche, día de Reyes, en la capital. Ambos equipos venían de sufrir estas dos últimas semanas en esta competición, la Euroliga. Por una parte el Real Madrid tras haber encajado una derrota el pasado 3 de Enero frente al Baskonia, se disponía a demostrar que el equipo no había perdido el hambre de victotria y en consecuencia su buen juego, que había caracterizado al equipo antes de las ya pasadas fiestas navideñas. Por otro lado el CSKA de Moscú tras haber sufrido dos derrotas consecutivas, en esta competición, en los dos últimos partidos, venía al templo blanco a demostrar sus credenciales que le avalan como 1° clasificado de la Euroliga.

El encuentro comenzó con  idas y venidas de ambos equipos. Ambos, con mala precisión desde la línea de 3 se disponían a filtrar balones a sus jugadores grandes, que mediante los posteos o tiros de espaldas  canastas lograban mantener un resultado de 23-24 al final del 1° cuarto. Sin embargo, el inicio del segundo cuarto comenzó con un CSKA que parecía elaborar las mejores jugadas del partido, con diferentes mates y pases a canasta del gran Milos Teodosic (13 puntos, 2 rebotes y 5 asistencias). A pesar de ello, el equipo ruso iba siempre detrás en el marcador. El Real Madrid, poco a poco sintiéndose más cómodo en el partido, que, con los triples de Maciulis (20 puntos y 2 rebotes)  y Llull  consiguió distanciarse temporalmente en el marcador del encuentro. Tras varios fallos arbitrales, y la subida de precisión del equipo visitante, el marcador acabó con un 50-46 al final de la primera parte del partido.

El ambientazo que se vivió hoy en el WiZink Center fue espectabular.  Quizá, uno de los momentos donde más presente estuvo la hinchada,  fue cuando el Madrid, tras haber ido ganando la mayor parte del encuentro, se puso detrás en el marcador durante unos minutos. A pesar de las malas decisiones de los árbitros,  con faltas en ataque inexistentes por parte del Real Madrid que provocaban la indignación en la banda de Pablo Laso, el equipo demostró que no se lo iba a poner nada fácil al primer clasificado de la competición.

El último cuarto comenzó con tan sólo cuatro puntos de diferencia entre ambos equipos (74-70). El cuarto estuvo marcado por la gran intensidad que demostraron tanto el CSKA como el Real Madrid.  El encuentro llegó con el resultado empatado con minuto y medio restante. Fue aquí donde deslumbró  la estrella madridista, Sergio Llull,  con grandes tiros y sacando dos más uno en varias ocasiones.  Finalmente el partido concluyó con un marcador de 95-85 lo que permite acortar las distancias entre ambos equipos en la clasificación general de la Euroliga.

Share

Sobre El Autor