El Real Madrid Castilla vence al Rayo Majadahonda (4-0) y se coloca segundo a un punto del líder, el Barakaldo.

El conjunto blanco, debuta con Ramis de entrenador en Valdebebas y con su máximo goleador del equipo, Mariano, viendo el partido desde la grada por una lesión leve. Enzo, volvía a partir desde el banquillo por segundo partido consecutivo y los aficionados blancos, calentitos (Florentino ha puesto calefacción) guardaban un respetuoso minuto de silencio por el fallecimiento de Manolo Velázquez.

Al primer filial blanco le costó entrar en el primer partido y el Majadahonda comenzó dominando el partido. Ramis, a diferencia de Zidane prefiere jugar con dos extremos, Álvaro y Lazo. Poco a poco, Marcos Llorente fue entrando en juego, haciéndose amo y señor del centro del campo, y el Castilla lo noto, vaya que si lo noto.

El Majadahonda se dedicaba a esperar atrás mientras el Castilla se iba acercando tímidamente a la portería de Basilio. El primer gol llegó rozando la media hora de partido, Javi Muñoz se la pasa a Borja Mayoral que en uno contra uno, define con la zurda. El segundo, también del parleño, llegaría al final de la primera parte.

El Rayo Majadahonda, en la segunda mitad, quería darle la vuelta al marcador y salió muy enchufado, pero sin causarle ningún problema a Carlos Abad. El Castilla ganaba cómodamente, pero esto no impidió que el árbitro hiciera de las suyas; nada más y nada menos se comió dos penaltis estando a milímetros de la jugada.

Borja Mayoral aumentaba la diferencia del partido con un tercer gol en el minuto 57, a partir de aquí el Majadahonda, el cuál ya daba el partido por perdido, jugó con demasiada intensidad hasta que el gol de Lazo sentenció el partido.

Cómodo partido para los mirlos de Ramis, en el que Álvaro jugó su peor partido de la temporada. El Real Madrid Castilla se coloca a un punto del líder del grupo, el Barakaldo.

 

Share