Arrancaban los playoffs el equipo blanco. La primera víctima sería el BAXI Manresa, que peleó, sin suerte desde el inicio con un gran Lalanne. El problema para los catalanes fue el acierto blanco de principio a fin, cerrando al final el partido con un resultado de 98-75.

El inicio del encuentro lo marcaban Randolph, Rudy, Campazzo, Tavares y Taylor. Estos tardaron en anotar por mediación de Jeff Taylor. El BAXI Manresa anotaba desde posiciones interiores; no querían despegarse en ningún instante. Rápidamente cambiaba el liderato del partido. El Madrid se ponía 8-7 arriba.

Un parcial de 7-0 hacía más líder en el partido al Real Madrid (15-7), y Joan Peñarroya paraba el juego para acabar con el aluvión. Eddy Tavares y Facundo Campazzo se apoderaban del ataque de los blancos para seguir abriendo una brecha visible en el marcador. El dominio por abajo era del argentino, mientras que el cabo verdiano se hacía dueño de las alturas del WiZink Center. Anthony Randolph prolongaba la diferencia, sumando sólo en el primer cuarto 11 puntos de un total de 29.

El conjunto catalán tiraba, pero sin demasiada fortuna (34% en tiros de campo, 8/23). Jaycee Carroll afinaba puntería con varios triples; mientras, los visitantes buscaban anotar de cualquier posición con pocas jugadas ofensivas, salvando únicamente los bloqueos. Gustavo Ayón, que había salido al final del primer periodo, se convertía en la piedra angular del ataque, con internadas en la pintura para anotar debajo del aro. Los equipos regresaban al vestuario con una diferencia densa (+16 para el Real Madrid, 53-37).

Manresa golpeaba primero en el tercer periodo, reduciendo la desventaja hasta los diez puntos (53-43). El Madrid conseguía volver a esa diferencia media de 15 puntos, con un Causeur que anotaba desde dentro, sumando incluso un 2+1. Cady Lalanne intentaba meter a los suyos en el partido, aunque sin demasiada fortuna, pese a sus 20 puntos.  La ventaja madridista seguía al alza, y es que alcanzarían los 20 tras unos tiros libres de Felipe Reyes.

Poco cambiaría en el último periodo. El Real Madrid terminaría culminando una victoria con la que dejaban de soñar los de Manresa, pese a no dejar de intentarlo hasta el final, esperando dar la sorpresa en el segundo partido de los cuartos de final de los playoffs.

El segundo partido se jugará el próximo domingo a las 21:30 horas, en Manresa.

Share