Partidazo el vivido hoy en Madrid. El conjunto de Laso se medía ante los terceros clasificados de la Euroliga (con las mismas victorias que los blancos), el CSKA de Moscú.

Los madridistas comenzaban jugando con Campazzo, Taylor, Causeur, Randolph y Tavares. Mientras, los rusos comenzaban el partido con De Colo, Peters, Clyburn, Hackett y Hunter.

Los visitantes comenzaban golpeando primero, con 7 puntos consecutivos. 3 minutos tardaron los blancos en subir de dígito el marcador, y era por mediación de Edy Tavares en un tiro libre. El parcial de los hombres de Itoudis ascendía hasta los 14 puntos de ventaja sobre el Madrid (3-17). Volvería el conjunto de Laso a estar en la pelea, poniendo un parcial de 9-3 que obligaba al CSKA a parar el juego. A sólo tres puntos se plantaba el Real Madrid con un minuto por jugar. Al final, el marcador se cerraba en un 20-24 gracias a un triple desde el centro del campo de Facundo Campazzo.

Felipe Reyes igualaba el partido en dos minutos de juego del segundo cuarto, y Carroll sería quien iniciase la primera ventaja madridista. 10-0 y parón del CSKA. Los rusos habían perdido fuelle en ataque, lanzando triples a la desesperada en busca de unos resultados iguales a los del primer cuarto. El conjunto madridista estaba dando una cara totalmente distinta a la del inicio, misma situación que atravesaba el CSKA de Moscú (32-24).  Los de Rusia lograban entrar en calor y poner el marcador en 32 iguales. Tras esto, ambos conjuntos intercambiaban canastas hasta poner el 41-38 con el que llegaba el descanso.

Ya en la segunda parte todo comenzaba igual que como acabó, con dos equipos intercambiando cestas, pero con la diferencia de que los rusos conseguían empatar en tres minutos y medio (49-49). No solo se quedarían en eso, sino que también se ponían por delante dos minutos más tarde. La desventaja madridista ascendía hasta los diez (57-67). Dicha cifra se reducía hasta los seis (61-67) al final del tercer periodo.

Ya dentro del último cuarto los nervios estaban a flor de piel. El Madrid trataba de seguir de cerca al conjunto ruso, pero éste era capaz de abrir una brecha de hasta 11 puntos. El pabellón apretaba y los de Laso pretendían hacer justo eso, apretar el marcador en los últimos seis minutos de encuentro. CSKA golpeaba desde dentro y aprovechando sus visitas a la línea de tiro libre, mientras que el Madrid buscaba mantenerse a flote con lanzamientos de tres (principalmente de Rudy Fernández). Al final no pudo ser, el Real Madrid terminó siendo derrotado por 88-93.

Share