Tercera jornada en la Liga Endesa 2018-2019 y segunda jornada en el Wizink Center. El Real Madrid recibía a un peso pesado, recibía al Unicaja.

Ambos conjuntos no saben lo que es perder en esta temporada. El Unicaja viene de ganar en Fuenlabrada por 79-93, con un Jaime Fernández que se colgó la medalla de héroe (28 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias y 32 de valoración).

El Real Madrid viajaba hasta tierras levantinas para enfrentarse al Valencia Basket. El partido tuvo un único dueño, y no es otro que el conjunto blanco, puesto que ganaron por 70-88.

El equipo madridista saldría con un cinco inicial habitual, con Causeur, Randolph, Tavares, Llull y Taylor. Por su parte, el Unicaja saldría con Jaime Fernández, Díez, Shermadini, Roberts y Wiltjer.

El primer balón caería en manos de los blancos, quienes anotarían de la mano de Causeur los dos primeros puntos del encuentro. Jaime Fernández sería el encargado de poner los primeros puntos en el casillero del Unicaja. Sería el turno de los pívots, pues Tavares anotaría dos puntos más y Shermadini otros tres. Unicaja se ponía por delante (4-5). Wiltjer sumaba seis puntos consecutivos desde la línea de tres para poner el +7, pero Taylor y Tavares lograban adelantar a los suyos en el marcador con buenos ataques y defensas sobresalientes (2 tapones para Tavares).

Los blancos alcanzaban una diferencia de 8 puntos (21-13), lo que provocaría un tiempo muerto por parte de Luis Casimiro. El Real Madrid había dado la vuelta al partido y conseguiría cerrar el primer cuarto con 21-15 en el marcador.

Sasu Salin inauguraba el luminoso para los visitantes, mientras que Rudy Fernández lo haría para el Madrid. Con dos triples consecutivos, los malagueños se ponían por delante (22-23). Jaycee Carroll sería quien estrenase el aro desde la línea de tres puntos (después de un 0/8 inicial).  Los hombres de Pablo Laso volvían a la carga, lograban poner una ventaja de por medio de nueve puntos, con un Jaycee Carroll inspirado. Los triples comenzaban a entrar, y los blancos aumentaban la ventaja hasta los quince (46-31). Al final, el equipo blanco llegaría al descanso con un marcador de 48-36.

Fuente: Liga Endesa

El tercer cuarto comenzaba, y el primer jugador en anotar sería Anthony Randolph, con un triple desde la esquina. Los malagueños acortaban distancias con varios triples, poniéndose a menos de diez puntos. Esta desventaja no se movería mucho, y es que el partido estaba en un tira y afloja continuo, con anotación en ambas canastas.

A falta de 2:23 para el final del tercer periodo, Shermadini acercaba a los suyos a tan solo tres puntos (61-58). Pero los visitantes lograban ponerse arriba con dos triples (61-64). Pablo Laso se veía obligado a parar el reloj. El partido se ponía más que interesante al final del cuarto. El Unicaja vencía por 62-64 a falta de los últimos diez minutos para el final del encuentro.

Gabriel Deck igualaba el marcador a 64. La grada animaba a los suyos para darles un empujón extra. El alero argentino sería quien convirtiese dos puntos más con los que los blancos se ponían arriba. Los hombres de Luis Casimiro volvían a por más. Lessort anotaba desde el tiro libre y el Unicaja vencía por 71-72.

Intenso intercambio de canastas entre uno y otro equipo. Ninguno de los dos cedía terreno. Las alternancias en el marcador eran continuas.  El pabellón se incendiaba; las decisiones arbitrales no gustaban; pero el Madrid, de la mano de Campazzo, se ponía por delante con 84-82 en el marcador. Sergio Llull, con un triple, hacía saltar a los aficionados de sus asientos. El Madrid vencía por 87-82 a falta de 30.9 segundos para el final. No hubo sorpresa final. El conjunto blanco se llevaba la victoria por 89-82 tras unos últimos minutos de infarto.

Share