El Real Madrid buscaba colocarse lo más alto en la clasificación posible, y para ello debían disputar el segundo derbi de la temporada (en Liga Endesa) ante el Movistar Estudiantes.

Antes del inicio del encuentro, Facundo Campazzo recibía el trofeo que le otorgaba la Euroliga por ser el MVP del mes de abril.

Con todo el preparatorio finalizado, comenzaba el partido, y Caner-Medley golpeaba primero con tres puntos para la demencia; Gian Clavell le acompañaba con otros dos puntos, a lo que Jeff Taylor respondía para conceder la primera canasta para los blancos. Éstos daban la vuelta al marcador con un Tavares enchufado en ataque y defensa.

A base de triples, el Real Madrid ponía una ventaja de seis puntos con seis minutos jugados (18-12). Josep Maria Berrocal paraba el encuentro para corregir los errores que estaba cometiendo el Estudiantes, concediendo triples abiertos. La diferencia seguía al alza. El Madrid no hacia otra cosa que no fuese anotar triple tras triple. El marcador al final del primer cuarto era tremendo, con 30-18.

Gustavo Ayón anotaba la primera canasta de los madridistas en el segundo cuarto. En los primeros minutos del periodo, Estudiantes trataba de mantener a raya a los blancos, pero Carroll y Llull golpeaban desde la línea de tres para dañar aun más la moral de los colegiales.  El Madrid alcanzaba la diferencia de +18 y el Estudiantes volvía a parar el juego para acabar con el aluvión blanco. Trey Thompkins aumentaba de nuevo la ventaja, alcanzando la veintena (51-30, min 18). El partido llegaba al descanso con un dominio total del conjunto madridista, por 55-38.

El Estudiantes, con tiros bajo el aro, anotaba con más efectividad que el Madrid en el comienzo de la segunda mitad. Esto duraría poco, pues los hombres de Laso volvían a tomar las riendas del encuentro. Los ataques de Movistar Estudiantes se quedaban en simples internadas con fallo; mientras, el Madrid conseguía sumar varias acciones de 2+1 que hacían que el marcador volviese a alcanzar la diferencia de 22 puntos (76-54).  El partido apenas cambiaba. Ambos conjuntos anotaban desde cerca del aro y la diferencia apenas variaba. El tercer cuarto llegaba a su fin con 84-61 en el luminoso.

El último periodo fue, de nuevo, para el Real Madrid, y es que apenas podían hacer más en el conjunto visitante, ya que únicamente veían como la derrota comenzaba a ser una realidad. Los blancos incluso alcanzaban la máxima diferencia en el partido hasta el momento(23, 92-69). Fabien Causeur aparecía en escena con dos triples consecutivos, poniendo los 100 puntos en el luminoso. El partido apenas cambiaría su rumbo, y el conjunto blanco lograría vencer al Estu por 109-92.

Share