El Madrid acaricia el título de liga, que sería el cuarto de la temporada, después de derrotar claramente al FC Barcelona en un partido donde fueron infinitamente mejores. Ya desde el primer cuarto, los blancos tenían una ventaja de 20 puntos que supieron aprovechar durante todo el partido, sin dejar que los culés buscaran la remontada en ningún momento. La maquinaria del Madrid funcionó a la perfección e hicieron disfrutar a todo el Palacio con una victoria incontestable sobre su máximo rival.

Claves del partido

– Primer cuarto demoledor: Los primeros diez minutos del Madrid fueron casi perfectos, un parcial de 31-10 que le sirvió al Madrid para lograr la segunda victoria de la final.

A base de triples: Gran parte de la culpa de este cuarto fue un 7/7 en triples, el Madrid estuvo muy acertado en todo el partido en este aspecto.

Solo Doellman: El norteamericano fue el único jugador del Barça que se puede salvar del partido de hoy, acabó con 24 puntos. El resto del equipo no le acompañó en ningún momento.

– Espectáculo: El Madrid jugó un auténtico partidazo, además hizo que todos los presentes se divirtieran con un juego muy bonito.

– Llull: El partido del menorquín ha sido para enmarcar, acabó con 24 puntos y dominando el partido a su antojo. Estuvo muy bien acompañado por casi todo el equipo, en especial por Rudy que este año se le da muy bien el equipo catalán.

Actitud: Los de Laso salieron a por el partido desde el primer momento, y no dejaron de buscar la victoria hasta el último segundo, a pesar de la diferencia que había, a diferencia de los culés.

El Madrid empezaba el partido de una manera arrolladora, el equipo de Pablo Laso era una apisonadora que reventaba el partido con una defensa asfixiante y con una solvencia desde el triple brutal, 7/7 en este cuarto, gran parte de culpa la tuvo Llull con su 5/5. Además, Pascual no reaccionaba y hasta que el Madrid no tuvo una ventaja de 15 puntos no pidió su primer tiempo muerto, que tampoco le sirvió de mucho, ya que a la vuelta los blancos seguían imparables, el resultado de todo esto fue un 31-10 tras el primer cuarto.

El Barça mejoró considerablemente en el segundo cuarto, sobre todo en ataque, que guiados por Doellman, en tres minutos ya habían igualado su anotación del primer cuarto. A pesar de eso, los blancos seguían tocados por una varita mágica en ataque y no dejaba que los azulgrana se acercaran demasiado. Cada ataque bueno de los culés, era respondido de manera magistral por el Madrid, dejando cualquier intento de igualar el partido en nada. El primer tiempo acabó 49-32 para los blancos.

Tras el descanso, el partido seguía el mismo guión que el segundo cuarto, en el Barça tan solo Doellman anotaba, pero los blancos respondían casi sin dificultad. Los de Pascual ya parecían haber bajado algo los brazos, por lo que el Madrid no tenía muchos problemas para mantener una renta de veinte puntos durante casi todo el partido. El cuarto acabó con un triplazo de Abrines sobre la bocina que dejaba el marcador, 75-56.

El último cuarto fue apenas un trámite para ambos equipos, el Barça ya estaba totalmente derrotado y no hicieron ni un amago de intentar llevarse el partido, aunque una tarea casi imposible ya que los blancos dominaban el partidocomo querían.

 

Share

Sobre El Autor