El Madrid se estrena en la Liga Endesa con una derrota ante el Valencia Basket (82-88), después de un gran partido por parte de ambos equipos, donde finalmente el equipo taronja se llevó el gato al agua. Los blancos lo intentaron durante todo el partido, pero el Valencia demostró que quiere pelear este año con los grandes. Los mejores del partido fueron Ayón por el Madrid, y Hamilton y Dubjlevic por el equipo visitante.

Claves del partido

  • Juego interior: Los dos mejores jugadores del Valencia Basket fueron Hamilton y Dubjlevic, que se combinaron para anotar 47 puntos entre los dos. Hamilton no pudo tener un mejor debut oficial con su nuevo equipo.
  • Sin ideas en ataque: El equipo de Pablo Laso estuvo muy precipitado en la ofensiva la mayor parte del partido, pocas veces lograron hacer jugadas en estático que acabaran sin un tiro forzado.
  • Sangre fría: El Valencia Basket estuvo acertadísimo desde la línea del 4,60, convirtiendo 20 de 21 tiros libres, 8 de ellos en los instantes finales para asegurar la victoria.
  • A remolque: El Madrid empezó la temporada yendo la mayoría del partido por detrás en el marcador, y con la necesidad de remontar en casi todo momento. Aunque en dos ocasiones se logró remontar hasta casi diez puntos, finalmente no pudo hacer una última estoicidad.

Primer cuarto muy igualado entre los dos equipos, que se apoyaban en el juego interior para producir la mayoría de los puntos, Ayón 10 puntos. El Madrid tuvo una ventaja de 16-9, pero el Valencia se repuso y acabó igualando el partido al finalizar el primer cuarto, 20-17 favorable a los blancos.

En el segundo cuarto, el Valencia de la mano de Hamilton, mejoró sus prestaciones y era claramente superior al Madrid llegando a ventajas de hasta los nueve puntos. Los de Laso fueron capaces de volver a igualar el partido, pero tras unos despistes al final del cuarto, el Valencia se fue al descanso con una ventaja en el marcador de 8 puntos, 37-45.

Tras el descanso, el Madrid salió con más revoluciones en el juego, lo que supuso un parcial rápido de 5-0, pero el Valencia no se amilanó y gracias en buena parte a su acierto exterior mantenía esa ventaja. Esas revoluciones de más, e ir por debajo en el marcador también hicieron que se precipitaran en muchas ocasiones más de lo necesario. El único problema de los visitantes eran las faltas, que cuando quedaban todavía seis minutos, ya estaban en bonus. Tras un parcial de 11-0 los blancos consiguieron ponerse por delante, después de casi 20 minutos.

El último cuarto fue muy intenso, y estuvo muy igualado, ningún equipo era capaz de poner una mínima diferencia entre ambos conjuntos. Dos malos ataques cuando quedaba un minuto, castigados por el Valencia, les pusieron seis por encima cuando quedaban 43 segundos. Y aunque lo intentó, el Madrid ya no pudo hacer más.

Share

Sobre El Autor