Real Madrid y Valencia Basket se enfrentaban en un apasionante partido donde el equipo blanco se acabó imponiendo por 81-71. La intensidad de ambos equipos se correspondían con el duelo que representaban, unas semifinales de la Liga Endesa, que otorga el pase a la final. Pero la calidad individual de los blancos se acabó imponiendo ante un Valencia que nunca se rindió.

Claves del partido

-Intensidad: Ambos equipos lo dieron todo en la pista y jugaron exprimiendo todas sus posibilidades. Uno de los problemas de esta intensidad fueron las faltas, en total 45.

-A ráfagas: El equipo de Pablo Laso no funcionó en ataque durante los 48 minutos, sino que se alternaban minutos implacables con minutos desastrosos.

– Daño en la pintura: Los hombres altos del Valencia hicieron mucho daño al Madrid, especialmente en jugadas de pick & roll. No es casualidad que los máximos anotadores del equipo taronja hayan sido Dubljevic, Loncar y Lischuk, 38 puntos entre los tres.

-Pájara tras el descanso: El otro día contra el Granca fue nada más empezar el partido, y hoy cuando empezaban los últimos veinte minutos. Y es que los blancos empezaron con una ‘caraja’ considerable, que hizo que el Valencia remontara los diez puntos que habían logrado de diferencia.

– Chapu ‘MVP’: En los tres primeros cuartos pasó casi desapercibido por problemas de faltas, pero en los últimos diez minutos, cuando todo estaba en el aire, volvió a aparecer la figura del argentino que con 11 puntos guió a su equipo a la victoria. Pero esos 11 puntos fueron algo secundario comparado con el carácter ganador que le imprimió al Madrid.

 

Share

Sobre El Autor