La desventaja del average resultaba muy amplia. El FC Barcelona Lassa consiguió vencer en el Palau Blaugrana por 86-69 (+17) a un Real Madrid que sufrió mucho. Hoy era el día de una posible venganza para arrebatar esa primera posición que está bajo el dominio del club catalán, del eterno rival.

Pau Ribas sumaba los primeros puntos, pero Llull aparecía para poner el primer triple en el marcador. La defensa de los interiores del Barça lograba intimidar lo suficiente para asumir tiros exteriores; trasladándonos al otro lado de la cancha, los catalanes tampoco conseguían sumar canastas dentro de la zona.

El primer parcial correspondía a los visitantes, que anduvieron más acertados de cara al aro, con un 3-11 y aportando mucha energía tanto en defensa como en ataque. Por su parte, el Real Madrid tenía lagunas dentro de la zona que aprovechaba Heurtel para poner pases hacia Tómic y que este finalizase o moviese hacia fuera. Laso detenía el juego para evitar una masacre peor.  Este pequeño parón del juego convertía al Madrid en un grifo a presión de puntos, con un 7-0 de parcial; que provocaba otra parada del partido, esta vez de Pesic. Al final del primer cuarto, la igualdad era la protagonista, con 17-17 marcando el luminoso.

En el segundo cuarto, ambos equipos estaban muy activos, tanto en defensa como en ataque; los ataques del Barça se basaban en el movimiento de balón, con situaciones en estático, mientras que los blancos optaban por un juego mucho más abierto, con un movimiento constante de escolta y alero (Carroll y Yusta), que dejaban en posiciones abiertas al estadounidense, que anotaba hasta dos triples consecutivos. Rolands Smits se hacia cargo del juego exterior de los visitantes, anotando, posteriormente, otros dos triples.

El Barcelona Lassa se apoderaba del partido, errando menos en el tiro. Esta situación se tornaba, pues el Madrid se volvía a plantar a la altura del marcador catalán, aunque, de nuevo, volvían a poner una leve diferencia al descanso (min 20, 40-45).

FOTO: REALMADRID.COM

El tercer cuarto comenzaba igual de parejo que el final del segundo periodo hasta el momento en el que los de Barcelona rompían el partido, con una anotación a base de contraataques y sacando provecho de cualquier oportunidad que les brindaban los blancos. Un Madrid, que acumulaba muchas faltas, intentaba sacar tajada de su juego interior. Al final, la diferencia no era tan grande. El luminoso señalaba un 57-62 favorable al Barcelona Lassa.

El Real Madrid se acercaba, y la afición se echaba encima del Barça en cada acción. La tensión era palpable. Era una ‘final’. Un triple de Jeff Taylor dejaba a los blancos a sólo dos puntos (66-68). Dos triples (Kuric y Pangos) volvían a alejar al conjunto catalán, y Pablo Laso se veía obligado a detener el juego. Con dos minutos restantes, el partido estaba en su punto más álgido, con un Barça que no fallaba y un Madrid que conseguía puntos con muy poca facilidad. Al final, el Madrid se quedaba sin su venganza ante un Barça muy superior de principio a fin (76-82)

Share