Victoria trabajada del Castilla, que después de ir ganando 2-0 tras los primeros 45 minutos, supo sufrir con 10 las constantes embestidas del Deportivo Fabril.

El encuentro se presentaba como vital para el primer filial blanco si verdaderamente quiere luchar por un puesto de ascenso, que tras la derrota inmerecida del otro día frente a la Ponferradina, se media al primer filial del Deportivo, tercer clasificado del campeonato liguero.

El partido comenzó con un Fabril dominador, que quería llevarse el partido y dejar a los de Solari, rivales directos por el ascenso, a 13 puntos de distancia. Pasaban los minutos, y al Deportivo le costaba mucho hacer daño y llegar a la portería de Belman, que poco tuvo que hacer blocando bien algún centro lateral. Por otro lado, el Castilla bien cerrado atrás en los primeros minutos, comenzaba a soltarse y empezaba a acechar el área rival con alguna gran jugada trenzada.

“Los tres fatídicos minutos del Depor que aprovechó el Castilla”

El Castilla, que comenzaba a desplegar su juego, se encontró con dos goles prácticamente seguidos. El primero lo marcó Quezada, que tras una gran combinación por banda y un fenomenal centro de Cristo, remató en posición de 9 haciendo imposible la estirada de Francis. Después de 3 fatídicos minutos, en el 39 ,Cristo con más fe que cabeza se fue a presionar al portero del conjunto gallego, que al intentar regatear al 9 blanco se hizo un tremendo lío y acabó regalándole el segundo. Resultado con el que se llegaría al descanso. La nota negativa de esta primer mitad fue la lesión de Javi Sánchez que fue sustituido por León.

 

“Expulsión de Reguilón que haría crecer aún más al Depor”

La segunda parte comenzaría algo más igualada, pero cambiaría drásticamente tras la expulsión por doble amarilla de Reguilón en el minuto 52. Solari decidió no realizar ningún cambio, y modificar la posición de Quezada reconvirtiéndole en lateral para así cerrarse bien atrás e intentar mantener el resultado favorable.

El primer filial gallego comenzaría a acechar la meta blanca de manera muy clara. Con uno menos a los de Solari solo les quedaba mantener el resultado positivo y aguantar como pudieran las embestidas de los blanquiazules, que con grandes centros laterales y sus posteriores remates comenzaban a oler el gol en el Alfredo Di Stéfano. Con los cambios de Arturo y Mancebo por Óscar y Cristo, Solari intentó mantener un medio fuerte y conseguir alguna contra, que no supieron materializar, y que hubiera matado definitivamente al conjunto de Munúa. Finalmente el resultado se quedaría igual, desaprovechando así la superioridad numérica durante 38 minutos por parte del Deportivo

 

Share