Volvíamos a jugar en el Wizink Center, volvíamos a jugar en Liga Endesa. Después de una semana de Copa del Rey y de otra semana de parón por selecciones en las famosas ventanas FIBA, el Real Madrid jugaba su vigésimo primera jornada en liga ante el San Pablo Burgos, colocado como 16º en la Liga Endesa.

El primer balón del partido sería para el San Pablo Burgos, aunque los primeros puntos los sumaría Tavares tras un pase de Causeur. El francés repartía juego y movía a los suyos, ello hacía que la segunda canasta del Madrid fuese también asistencia suya para un triple de Yusta. El Burgos tardó algo más en anotar sus primeros puntos, aunque llegaron desde la línea de tres de la mano de Martínez.

DOMINIO DESDE EL INICIO

El Real Madrid anotaba una y otra vez, los puntos llegaban tanto desde dentro como desde fuera. Una antideportiva favorable a los blancos les daba una ventaja de diez puntos con algo más de tres minutos jugados (13-3). Los locales se hacían grandes en defensa con un destacado Tavares, quien no dejaba que entrase ningún tiro y en ataque con un juego muy fluido. El Madrid se distanciaba en el marcador hasta los 16 de diferencia (19-3), la sequía de los de Burgos se zanjaba con un 2+1 a los seis minutos de juego, aunque los madridistas seguían a un ritmo frenético. La ventaja madridista solo aumentaba, y Yusta salía del primer cuarto como máximo anotador del mismo con 11 puntos. El Madrid cerraba el primer período con una buena ventaja de quince puntos (28-13).

El San Pablo Burgos golpeaba primero en el segundo cuarto con dos puntos de Schreiner. Sebas Saiz le acompañaba con otros dos para poner el 0-4 inicial. Los blancos tardaron algo más, pero con Felipe Reyes bajo los tableros conseguían cuatro puntos seguidos. Una antideportiva a Rudy Fernández y varias buenas acciones en defensa de los de Burgos les hacía reducir la desventaja hasta los 11 (37-24) cuando llegabamos al ecuador del segundo período.

Los blancos volvían a dar un golpe sobre la mesa para instaurar una ventaja de 18 puntos sobre los burgaleses con el 57-29 marcando en el luminoso. El partido parecía bajar una marcha, aunque en cuanto a puntería, ésta permanecía intacta. Tavares sería quien estableciese la máxima de 22 puntos, con 53-31 en el marcador, resultado con el que finalizaría la primera parte del encuentro.

Fuente: realmadrid.com

SANTIAGO YUSTA Y WALTER TAVARES, HOMBRES DESTACADOS DE LA PRIMERA PARTE

El alero madridista se marchaba hasta los 11 puntos al final de la primera parte con 2/2 en triples y 2/3 en tiros de dos puntos en 10 minutos de juego. Además éste sería el segundo con más valoración al descanso, con un total de 12, situándose por detrás de Walter Tavares.

El pívot de Cabo Verde firmaba 8 puntos, 7 rebotes y 2 tapones con 15 minutos de juego. Además de ser una de las piezas fundamentales de este Real Madrid en defensa.

 

López abría la lata en la segunda parte con dos puntos. Tavares sería el encargado de sumar el primer punto del club madridista en este cuarto, Yusta y el de Cabo Verde se compenetraban para sumar dos puntos más, y el Madrid mantenía la ventaja sobre el Burgos. Anthony Randolph anotaba 5 puntos en menos de dos minutos, a lo que le respondía López con otro triple, la puntería seguía afinada.

Los burgaleses se crecían y anotaban varias canastas, además les concedían una antideportiva por una falta de Fabien Causeur con la que reducían la desventaja hasta los 11 puntos. El San Pablo Burgos había conseguido poner un parcial de 9-20 en este tercer cuarto. Con Doncic, Campazzo y Reyes la ventaja volvía a ser de 17 puntos, lo que provocaba que Diego Epifanio solicitase un tiempo muerto para intentar frenar el vendaval madridista.

Los blancos llegarían al último y definitivo cuarto con el 74-59 en el marcador y una ventaja de quince puntos, una ventaja que parecía difícil de remontar.

Chason Randle anotaba la primera canasta, la cual sería de dos puntos, mientras, el Burgos inauguraba su marcador en este cuarto con un 3+1 de Barrera, jugador que alcanzaría los 10 puntos en su haber. Parcia de 4-7 encadenaba el Burgos para acercarse a 12, aunque Carroll no estaba por la labor de dejarles remontar. Entre López y Barrero trataban de sumar hasta reducir la desventaja hasta los nueve puntos (80-71), una diferencia que no alcanzaban desde el primer cuarto.

Jaycee Carroll volvía a anotar para superar la barrera de los diez de diferencia y poner su punto nº12. El partido se calentaba y ambas aficiones animaban sin cesar. San Pablo Burgos se mantenía a diez puntos, y el Madrid, con Carroll como verdugo de este último cuarto, trataba de incrementar la ventaja, algo que conseguían a falta de poco más de cuatro minutos, dejando en el luminoso un resultado de 87-74. El escolta norteamericano estaba en todas partes, anotaba, asistía e intensificaba el juego. Los blancos conseguían un nuevo triunfo ante San Pablo Burgos, un equipo que plantó cara aunque reaccionó tarde, al final, el Madrid vence por 96-81 con Carroll como máximo anotador del encuentro (18 puntos).

Share