Era la eliminatoria, los focos se centraban en el duelo más potente de Europa que volvía a citarse, otro año más, en la máxima competición. El Bayern, dirigido por un viejo conocido blanco como es Carlo Ancelotti, se plantaba como claro favorito tras golear en Bundesliga al Dortmund, pero esto es la Champions, y es territorio real.

Zidane hacía uso de su once de gala, con Casemiro, Kroos y Modric por detrás de la BBC, y tras unos primeros minutos de extenuante dominio bávaro, se comenzó a jugar al ritmo de Toni. El Madrid comenzó a sentirse cómodo, a alargar sus posesiones y a subir poco a poco sus líneas. Pero como quien tiene que lidiar siempre con un peso a la espalda, se encontró con un gol del Bayern tras un saque de esquina. No merecía ir perdiendo, pero lo iba. Y para colmo, cuando la primera parte llegaba a su final, tras una inexistente mano de Carvajal el árbitro señalaría el punto de penalti. Pero si algo es justo en esta vida -al menos en esta ocasión- eso es el fútbol, que hizo ver como Arturo Vidal, que quería aumentar su cuenta particular, mandaba el balón por encima del travesaño.

El Madrid seguía vivo y, como tal, con ganas de resurgir. En la segunda mitad, con los ideas mucho más claras aún, el Madrid comenzó con su propio guión. Kroos se tornó como dueño y señor del centro del campo, y Cristiano hizo su habitual aparición. Tras un centro perfecto de Carvajal, el luso convertiría el primero en su cuenta de la noche, batiendo a un Neuer que, por momentos, parecía imbatible. Por si fuera poco, Ronaldo, que tenía ganas de más, logró sacar del partido a Javi Martínez, forzando dos tarjetas más que claras que propiciarían la superioridad blanca durante más de media hora.

A todo esto, y tras un partido muy gris de Bale, Asensio fue la primera y sorpresiva primera opción de Zidane, algo que no solo salió bien, sino que funcionó excelente. Marco volvió a demostrar porqué tiene un hueco en la plantilla, con una actuación notable partiendo desde el costado derecho y asistiendo a Cristiano en el segundo y último gol del partido. Solo Neuer evitó una mayor ventaja blanca, pero aun así, el Madrid volvió a dejar su firma en el Allianz Arena.

Share

Sobre El Autor

Del Real Madrid desde que recuerdo, que no es poco. Puedes leerme en mi cuenta de Twitter: @Manu95G