Fue un placer, Cristiano.

Llegó con un ¡Hala Madrid! y con ¡Hala Madrid! se fue. Por el camino, una cantidad inigualable de goles y todos los títulos que un futbolista puede ganar con un club. Una enfermedad incurable, su...