A día de hoy se puede decir sin temor a equivocarse que el Real Madrid está superando con nota cada una de las pruebas que se le van poniendo por delante. Cosecha buenos resultados al ritmo que recupera jugadores importantes en el equipo, y además lo hace transmitiendo una imagen de equipo serio y organizado en defensa, que a estas alturas de temporada no es poco. Esta combinación de elementos no sería en absoluto posible sin que se dieran dos premisas: un entrenador que sabe transmitir las ideas a sus pupilos, y un equipo que cree en lo que quiere su técnico, teniendo además la calidad técnica e inteligencia táctica suficientes para ponerlas en práctica.

 

Sí. El arduo “Tourmalet” está siendo sorteado con maestría por los blancos. Casi sin darse cuenta, el equipo de Rafa Benítez ha llegado al ecuador de la etapa con sensaciones puramente positivas. Aunque quedan todavía tres choques dificilísimos, dos de ellos se jugarán en el feudo blanco. Pero lo que da más moral aún para la parroquia madridista es que serán con todos (o al menos casi todos) los jugadores a disposición del técnico. Si comparamos el estado de la enfermería de hace dos semanas con el de hoy, nos damos cuenta de que, inevitablemente, lo mejor está por llegar:

 

– 55 largos días después, James entra en una lista de convocados con el Real Madrid. Aunque a priori todo indica que el colombiano tendrá sus primeros minutos en el encuentro definitivo por el primer puesto del grupo contra el PSG, la política de correr el menor riesgo posible en materia de lesiones hace que pueda retrasarse su retorno hasta el domingo frente al Sevilla. El mayor temor es que, teniendo minutos de blanco, sería a buen seguro convocado con su selección para disputar dos encuentros complicados antes del Clásico. Pero no pensemos aún en eso, y limitémonos a disfrutar de la vuelta del “10”, que sin duda sabe como nadie acercar al equipo a su mejor versión en el plano ofensivo.

 

– En el lateral derecho, Danilo sigue aguardando la vuelta de uno de los pocos jugadores en Europa que le pueden competir de tú a tú el puesto. Carvajal sigue ultimando su vuelta a punto, y realiza estos días sus últimos entrenamientos en solitario antes de incorporarse al trabajo con el resto de sus compañeros. Casi descartado para el partido de Champions, se espera que vuelva a la lista frente al Sevilla en el Sánchez-Pizjuán.

 

– Sin abandonar la defensa, vamos a ver el estado de los centrales. Pintan oros: en la última rueda de prensa, Rafa confirmó la disponibilidad de Pepe y Sergio Ramos para recibir al París Saint-Germain. Sumado esto al gran momento de forma que viven Varane y Nacho, el míster tiene en su mano hacer todas las combinaciones posibles en el centro de la zaga, sin apuros ni urgencias.

 

Benzema y Bale: tal y como pasa con James, si la final de la Copa de Europa fuera pasado mañana entrarían en la lista, y probablemente jugarían de inicio. Los jugadores siempre quieren jugar, y una de las funciones del cuerpo técnico es sopesar riesgos y saber medir el estado físico de sus jugadores. Ante la no-convocatoria de ambos para el duelo contra el París, podemos afirmar que ambos volverán a vestirse de corto en Sevilla, donde, por cierto, se espera que el total de los miembros de la plantilla estén disponibles para Rafa.

 

Arbeloa: el “espartano” ya ha trabajado parcialmente con el grupo en estos últimos días, y tampoco se espera que entre en la convocatoria del PSG. De nuevo, el domingo vuelve a ser la fecha estimada de la vuelta a la lista de convocados.

 

Keylor: aunque la sobrecarga muscular no es la más común de las lesiones en guardametas, viendo las felinas actuaciones del costarricense partido tras partido es entendible que tuviera que hacer una parada técnica frente a Las Palmas el pasado sábado. Que nadie se alarme. La confianza de Rafa en Casilla es tal que le permitió tomar la decisión de dar descanso a Keylor y recuperarse de forma óptima de dichas molestias. Mañana el gato volverá a cazar todo balón que ronde su área, y buscaremos mantener el cerrojo que su presencia nos da cada vez que jugamos en casa.

 

La recíproca confianza que se transmiten los “falsos suplentes” (hay que encontrar urgentemente otro término para ilustrar a los jugadores que juegan menos en el equipo de Benítez) y Rafa, invita necesariamente a pensar en positivo. Las constantes aportaciones que dan Lucas Vázquez, Jesé o Casemiro dejan al descubierto un complejo sistema de rotaciones en el que todos los jugadores se sienten partícipes e importantes en este equipo. ¿Qué es lo que se espera entonces de los que se incorporan? Principalmente, que vuelvan a su mejor nivel en el menor tiempo posible. En lo que llevamos de temporada, este superequipo ha demostrado que está minuciosamente preparado para que juegue quien juegue, rinda a su mejor nivel.

 

PSG-Real Madrid

El partido de París se presentaba como uno de los más difíciles de la temporada. Los locales salían al campo con todas sus estrellas, y los blancos se plantaban en el Parque de los Príncipes con un once que en cualquier otra temporada habría notado la falta de minutos y probablemente habría sucumbido. Pero con Benítez y su sistema de rotaciones esa opción no se contempla, y pudimos asistir a probablemente la mejor primera parte desde que comenzara el año futbolístico. La ausencia de goles no eclipsó el gran papel del equipo. En lo que concierne a este encuentro, el empate en París les permitió a los blancos seguir como líderes del grupo A, empatados con los parisinos.

 

Celta-Real Madrid

En el encuentro de Balaídos asistimos nuevamente a una exhibición merengue en la primer mitad. Los 45 minutos iniciales nos mostraron un total dominio madridista, presionando arriba de forma efectiva, intercalándose esto con las mejores intervenciones de Keylor. Al descanso, 2-0 con tantos de Ronaldo y Danilo, esperando a ver cómo gestionaba Benítez el segundo tiempo. La segunda transcurría con una tranquilidad blanca que presumía un mayor tanteo a favor, aumentada esta sensación con la expulsión del celtiña Cabral. Sin embargo, un auténtico golazo de Nolito, que ni siquiera un Keylor inconmensurable pudo atajar, dio paso a unos convulsos minutos finales que acabaron con la sentencia sobre la bocina de Marcelo.

 

A priori, el encuentro fReal Madrid-Las Palmasrente a Las Palmas se postulaba como el más sencillo de este mes. Sin embargo, cada partido es un mundo, y en primera división nadie se rinde, mucho menos ante el Real Madrid. Así que hubo que trabajar, teniendo especial cuidado con economizar los recursos físicos. Los de Benítez apretaron desde el inicio buscando un resultado favorable que al descanso les permitiera quitar el pie del acelerador y comenzar a preparar, al menos mentalmente, el encuentro definitivo contra el PSG del martes. Dicho, y hecho (Benítez mediante). El dominio blanco se materializó con los tantos de Isco primero, y Ronaldo después, antes de que los visitantes abrieran el casillero de tantos encajados por los blancos en su estadio esta temporada. Para la devolver la tranquilidad al marcador, Jesé volvió a definir para establecer el a posteriori marcador definitivo. La segunda parte, aparentemente plana, escondía un descanso en modo stand by para una mayor frecura en el choque de Liga de Campeones. Los cambios, además de dar descanso a presumibles titulares, sirvieron para dar oportunidad a jugadores del segundo equipo como Llorente o Mayoral, dándoles una alegría a los chavales.

 

Real Madrid - PSG

Este martes, de nuevo, nos volveremos a ver las caras con los parisinos en el que será el encuentro más importante de la fase de grupos. El factor “morbo” de la vuelta de Di María al Bernabéu, y sobre todo la lucha directa por la consecución de la primera plaza del grupo, convierten el partido en un choque verdaderamente trepidante. En cuanto a cómo llegan los visitantes al encuentro, hay que decir para empezar que lo hacen con un día más de descanso. Ganaron a domicilio al Rennes por la mínima, y dominan más que cómodamente la Ligue 1, aventajando en 10 puntos al segundo clasificado. Como decimos, encuentro por el primer puesto en el Bernabéu, en lo que será un anticipo de las grandes noches europeas que nos aguardan esta temporada.

 

Sevilla - Real Madrid

Afrontaremos en Sevilla la última salida de este encadenamiento de partidos antes del Clásico. Por todos es conocido que el conjunto de Emery no atraviesa actualmente su mejor momento, pero mirando su plantilla jugador por jugador, barruntar que será un encuentro relativamente cómodo sería una auténtica temeridad. En el Pizjuán no queda una sóla butaca libre cada vez que lo visitan los blancos, y los jugadores del Sevilla siempre hacen actuaciones especialmente acertadas. Sobra decir que ganar este partido sería importantísimo, ya que sería quitar de la lista de salidas complicadas uno de los estadios más difíciles, y un golpe de autoridad clave antes del partido contra el Barcelona. Como aliciente, la totalidad de la plantilla (según los pronósticos) estará disponible para Rafa Benítez el domingo.

 

Real Madrid - Barcelona

Con un parón de selecciones de por medio, finalizaremos nuestro “Tourmalet” con el pico más alto de dificultad. El F.C. Barcelona visitará nuestro estadio presumiblemente con Messi recuperado. El estado de forma de Neymar y los galones que ha cogido durante su ausencia le convierten en la otra gran amenaza de los culés. Por la parte que nos concierne, no podemos dejar escapar esos 3 puntos en nuestro estadio que significarían certificar nuestra firme voluntad de ganar la Liga de una vez por todas. Hacer cávalas sobre este partido y cómo llegarán ambos conjuntos es prácticamente imposible, y lo único que espero es que la enfermaría esté vacía por primera vez en la temporada en este partido tan importante.

Share

Sobre El Autor