El Real Madrid Castilla dice adiós al sueño de ascender a Segunda División después de perder 0-3 contra el LLeida.

El Estadio Alfredo Di Stéfano se vestía de gala para vivir una remontada mágica, una remontada que diese la posibilidad de seguir soñando al Real Madrid Castilla con la posibilidad de subir a Segunda División, su objetivo está temporada.

El filial blanco, comenzaba bien el partido sin cometer errores , teniendo la posesión del balón y haciendo circular el juego. El equipo entrenado por Luis Miguel Ramis estaba bien, dominando el partido y el Lleida no le creaba ocasiones, los minutos pasaban pero, el Castilla era capaz de mantener la calma, sin precipitarse y esperar su oportunidad.

Una vez más, como ya es costumbre para el Real Madrid Castilla por desgracia, el árbitro influiría en la eliminatoria del play off de ascenso. El conjunto blanco, por tercera vez consecutiva se quedaba con 10. Carlos Abad, era expulsado y el árbitro pitaba la pena máxima, no era expulsión y y mucho menos penalti. El jugador del Lleida al perder el balón, se tira encima de Carlos Abad, el portero blanco no se podía quitar, además, el portero no era el último jugador, aunque se hubiese quitado el jugador del Lleida no habría llegado al balón. El Lleida no fallaba y anotaba el primero en el marcador.

La jugada del penalti marco el partido y la eliminatoria, sentó como un jarro de agua fría para unos jóvenes jugadores que no supieron reaccionar. El Castilla intentaba sobrevivir, morir con la cabeza alta y buscar un gol que le diese un hilo de esperanza, pero una vez más, la defensa del Castilla hizo aguas y el LLeida sentenció la eliminatoria.

Los jugadores blancos siguieron luchando cada balón hasta el final, aunque el sueño del ascenso ya se había esfumado. El Lleida fulminó la eliminatoria con un tercer gol.

El Real Madrid Castilla, un año más no ha conseguido su principal objetivo, subir a Segunda División y la temporada que viene lo volverá a intentar.

Share

Sobre El Autor