Real Madrid y Olympiacos se enfrentaban en la quinta jornada del top 16 de la Euroliga como reedición de la pasada Final de Euroliga. En un grupo bastante igualado, donde de los ocho equipos, seis tienen el mismo balance (incluyendo estos dos): dos victorias y dos derrotas. Los blancos querían volver a la senda del triunfo tras la dolorosa derrota de la semana pasada ante el eterno rival, y consiguió la victoria en un partido muy trabajado ante un equipo que como ya sabemos, tienes que matarlo 10 veces para conseguir que muera.

El Real Madrid consiguió la victoria gracias al buen acierto desde más allá de la línea de 6,75 y de la buena defensa. Los dos primeros cuartos, los dos equipos estuvieron muy parejos en cuanto a errores ‘no forzados’ -como dirían en el tenis- se refiere. Fallos tontos impropios de un partido de esta categoría, que dejaban el partido muy igualado. Pero tras el descanso el Madrid apretó un poco el acelerador y consiguió empezar a conseguir rentas en torno a los diez puntos, aunque el Olympiacos no daba su brazo a torcer en ningún momento. Aunque el Madrid no permitió el resurgimiento griego y consiguió la tercera victoria de la fase. El equipo del Pireo notó demasiado la ‘ausencia’ de su mejor jugador, el base Spanoulis, que no fue el terror que acostumbra a ser cuando se enfrenta al Madrid y acabó con tan solo 1 punto.

Claves del partido

  • Primera parte descafeinada: Los primeros veinte minutos del partido fueron un tanto ‘sosos’. No correspondía con el partido que se había previsto previamente sobre el papel. Muchos errores tontos por parte de ambos equipos.
  • El tercer cuarto: Como solía hacer la temporada pasada, el Madrid rompió el partido tras el descanso. Con un parcial de 22-13 los blancos se fueron a los últimos diez minutos con la victoria en la palma de la mano.
  • Triples imposibles: El acierto exterior salvó al Madrid en el día de hoy. Pero dos triples sobre la bocina de Llull en el último cuarto prácticamente imposibles sirvieron para mantener la ventaja y robarle la moral a los griegos.
  • La fiera enjaulada: Uno de las mayores amenazas europeas en los últimos años, Spanoulis, hizo un partido bastante flojito. Solamente 1 punto para la estrella griega.
  • Aportación coral: Hasta cinco jugadores blancos superaron la decena de puntos, aunque Llull acabó siendo la cabeza visible anotadora yéndose hasta los 18 puntos.

 

 

Share

Sobre El Autor