¿Qué son 20 años en la vida? Nada, 20 años no son nada. Cuanto no te has dado cuenta estás cumpliendo esa edad y no te digo ya desde los 20 años hasta los 40. Esto pasa volando.

 

¿Qué son 20 años en el Real Madrid? Una eternidad. Ya con 2-3 años envejecen entrenadores y presidentes como si hubieran pasado 20 años. Todos recordamos el pelo negro y largo de Mourinho en su presentación y, dos años más tarde, pelo blanco y corto ante la inevitable pérdida de pelo que sufrió por el enorme estrés a la que ese banquillo de forma interna o externa te hace sufrir. Pero, volvamos a la pregunta. ¿Qué son 20 años en el Real Madrid? Pues 20 años en el Real Madrid son más de 15 entrenadores para un total de 6 ligas. 20 años; 6 ligas y, lo que es peor, ausencia absoluta de proyectos.

jose-mourinho--durante-una-rueda-de-prensa-con-el-real-madrid--realmadrid

No me voy a extender mucho más en estos 20 años, porque ya lo hice en otra ocasión, cuando hablé en un artículo que la palabra “GANAR” (a cualquier precio) estaba condenando al club; sin embargo, hay que añadir otros verbos u otros adjetivos para la situación actual del club. Y me vais a permitir, que la mirada ahora ya no sea tanto hacia arriba (siempre hay responsabilidades, y puede que sea la mayor responsabilidad de forma indirecta), y sí hacia los de abajo, los jugadores.

 

Cuando hablamos de un proyecto, casi siempre se ve reflejados en el día a día y esto, en el fútbol, es en la liga doméstica, la liga Española. En la Copa de Europa, hemos visto como ausencias totales de proyectos, han conseguido levantar la orejona varias veces. El propio Real Madrid la ha conseguido de esta manera no menos de 2 ó 3 ocasiones en los últimos 20 años pero también el Chelsea de Di Mateo, por ejemplo. Es una competición donde las eliminatorias no miden un proyecto sino grandes jugadores capaces de plantarse en los mejores estadios del mundo y decidir una eliminatoria. Nuestro querido Raúl González ha hecho esto en varias Copas de Europa, ser el mejor en una competición teniendo desde a Anelka, Helguera o Geremi de compañero, con sistemas diferentes, posiciones diferentes, entrenadores diferentes y hasta presidentes diferentes. Pero, también lo hacía en el día a día de la competición Española, demostrando en sus buenos años como jugador, que le daba igual jugar incluso de extremo puro y duro con Capello; al contrario, en condiciones adversas a sus cualidades como jugador (ausencia de velocidad y desborde para jugar en banda) demostró ser el mejor jugador de Europa junto a Ronaldo Nazario, poca broma. Asumió su rol en banda, donde nunca había jugado ni en categorías inferiores, por el bien del equipo.

Real Madrid's captain Raul Gonzalez (C) celebrates after scoring his second goal against Bayern Munich during the first leg of a last 16 Champions League football match against Bayern Munich at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, 20 February 2007. Real Madrid won 3-2. AFP PHOTO/BRU GARCIA

Real Madrid’s captain Raul Gonzalez (C) celebrates after scoring his second goal against Bayern Munich during the first leg of a last 16 Champions League football match against Bayern Munich at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, 20 February 2007. Real Madrid won 3-2.
AFP PHOTO/BRU GARCIA

El porqué digo esto, pues porque esta situación se está produciendo ahora, con enormes excusas de muchos de los aficionados hacia los jugadores, y muchas críticas hacia el entrenador, ya que no entienden la posición de Gareth Bale, por ejemplo. Hombre, seamos serios, Bale tampoco está jugando de medio centro. Bale está jugando con libertad, empezando en banda derecha, pero sin ser, como no podía ser de otra manera, un muñeco de futbolín. El fútbol son espacios, y nadie le impide a Bale verlos, y aparecer para ser ese jugador decisivo, que de momento, nunca nos deja esa sensación de ser el nuevo Ronaldo (con menos gol) que todos veíamos en él. Quizás Bale debe mirarse en el espejo de Raúl en aquella liga 96/97.

 

También se duda de las posiciones de James, de Kroos…y ya dudamos de hasta si el césped está todo lo verde que debería estar para jugar al fútbol. Oye, pues no. Ya BASTA. Basta de buscar excusas entre los jugadores. Ya basta de tenerlos como sobrinos que llegan a casa, te alegran el día y son el mimado de la familia. Le das de comer, le haces otra comida si no le gusta, le pones su plato favorito,  sus dibujos preferidos y haces todo lo posible para verse sonreír.

 

Pero aquí no, ya no. Una liga en ocho años son suficientes como para perder más el tiempo en cambiar el plato de comida por no que te guste. Si no te gusta la forma de entrenar del mister, si no te gusta la posición, si no te gusta el fútbol que despliega o si no te gusta todo lo verde que debería de esta el césped, te vas a poner ese uniforme de entrenamiento, vas a dejarte el alma para hacer que esto funcione, y vas a salir al campo a comerte al Villareal para ponerte a dos puntos del líder. Y si el mister te dice a ti, sí, BALE, que debes jugar de lateral izquierdo los últimos minutos por la lesión de nuestro lateral, te pones ahí como un perro y das lo mejor de ti, como hizo Raúl en un partido de liga en Mestalla jugando de lateral derecho los últimos 15 minutos sin que lograran irse de él ni en una sola ocasión ante la lesión de Salgado sin posibilidad de cambios. Se ganó 0-1, por cierto. Pero no, es mejor despreciar la decisión del entrenador, y que sea Jesé el que tenga que hacer esa función porque el galés le hace un desplante al entrenador. Inadmisible

 

Como inadmisible también que Benítez se siente con Ronaldo para revisar sus lanzamientos de faltas, y éste se levante sin ni tan siquiera escuchar lo que le dice el entrador. Porque claro, yo, Cristiano Ronaldo, cómo voy a escuchar a mi entrenador decir cómo debo tirar las faltas si soy dios tirándolas. Pues sí, tirándolas sí, eres dios, porque estás en todas, pero meterlas, ya pareces el diablo, todas las tiras mal. También inaceptables los desplante de James, las malas caras de Isco, o el gesto de burla de Kroos al comunicarle algo Benítez en el entrenamiento, y pasar por su lado.

 

Estamos asistiendo a una falta de profesionalidad desde el principio de temporada, indigna de una plantilla de fútbol. Los jugadores están haciendo muy poco para remar en la misma dirección y sí están haciendo mucho para meter agua dentro del barco para que éste se hunda.

 

¿Qué Benítez está cometiendo errores? Pero quién demonios en 4 meses de entrenador de un equipo, no comete esos errores. No aceptamos que un entrenador comete errores en 4 meses, pero sí debemos aceptar que en 8 años se gane 1 liga, siendo estos jugadores responsables absolutos de algunas de las más humillantes derrotas. En estos años hemos visto como hemos perdido 2-6 contra el Barcelona con Juande Ramos, 4-0 Alcorcón, eliminados de forma grotesca antes el Lyon en casa, 0-2 con el Barcelona con Pellegrini.. Perdiendo 5-0 contra el Barcelona, 4-1 contra el Dortmund, o perdiendo contra el Sporting en casa que nos alejaba de la liga con Mourinho… Hay más: 4-0 contra el Atlético de Madrid, eliminados antes una Juve muy inferior… o eliminados por un parcial de 4-1 contra el Atlético de Madrid en copa, con Ancelotti, y ahora  0-4 contra el Barcelona o el ridículo de Villareal. Varios años, varios entrenadores, mismas humillaciones….

 

En todos estos ridículos (me dejo algunos más y partidos infumables mil) siempre una frase ha retumbado en nuestras cabezas: “Nos ha faltado actitud”. Es el “acércame el  pan” de las comidas. Lo peor, es que está frase inaceptable en cualquier club profesional, se ha instalado en los jugadores, y hasta en el club, normalizando la afirmación, cosa que debe hacer reflexionar al club.

 

Hay una falta de profesionalidad, compromiso y carácter dentro de este vestuario, que son capaces de ser insultados, vejados y humillados desde Barcelona, sin capacidad de respuesta por parte de los nuestros. Y no hablo ya de respuesta  en los micrófonos, sino de hablar en el maldito césped. Que tú no puedes salir a Villareal a verlas venir, cuando te puedes poner a dos puntos, e incluso ser líder en Navidad tras el varapalo del 0-4. Que además el Villareal jugó el jueves, que llegó el viernes a las 6 de la mañana, que sólo entrenaron y fue suave el sábado, para que te pasen por encima en la primera parte por falta de actitud.

1450035671_145140_1450044725_album_grande

Y para finalizar, voy a hablar sobre la afición.

 

“Este año tenemos la mejor plantilla de nuestra historia” y “hay que rotar para no llegar muertos al final de temporada”, son las frases win-win de nuestro verano madridista. ¿Qué ocurre? Pues que mi jugador favorito no rota y, si lo hace, me cargo al entrenador, le llamo gordo y calvo y alimento a la prensa para la desestabilización del equipo. Pedimos que Benítez sea “valiente”, que sea el mismo, y si es él mismo…no juega con 4-3-3, sienta alguno de la BBC, y en dos semanas el pobre debe salir en helicóptero ante críticas de afición y prensa. Bueno, estos últimos haga lo que haga, está sentenciado.

 

Somos incapaces de dar tranquilidad al club. Pedimos que Bale juegue por la Izquierda, al mismo tiempo que nos quejamos de que Ronaldo de nueve no ha funcionado y Benítez lo está matando y pedís que “vuelva a la izquierda, donde ha metido 60 ó 70 goles por año”. Oigan, os digo una cosa; Bale y Ronaldo no pueden jugar en la misma posición, ¿eh? O se pone a Bale o a Ronaldo, elijan.

 

“No, es que Kroos está incómodo en su nueva posición”. Y resulta que contra el Barcelona jugaron igual que el año pasado, 4-3-3 con la BBC (en mi encuesta lo pidió la mayoría)  donde Kroos os maravillaba a todos. Y claro, salís entonces con el “es que en el clásico debió jugar Casemiro”, porque aguanta más el equipo… y resulta que Casemiro juega contra el Villareal y ahí no se aguantó nadie y entonces las críticas fueron porque no jugó Kroos el partido y el Madrid no elabora fútbol con Casemiro, no entendiendo cómo Benítez no ve lo que nosotros sí vemos…

 

Oye mira, me doy al Brugal Cola de mi amigo Jorge (@quillobarrios) y que la bebida me lleve a la felicidad.

 

Real Madrid (Club, equipo y afición) vuelve pronto, por favor.

Share